Publicado 28/03/2015 05:55CET

HRW denuncia la muerte de civiles en la operación de Arabia Saudí en Yemen

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Human Rigths Watch (HRW) ha denunciado la muerte de entre once y 34 civiles durante el primer día de bombardeos realizados por la coalición internacional liderada por Arabia Saudí sobre la capital de Yemen, Saná, en el marco de la 'Operación Tormenta Definitiva'.

Arabia Saudí, junto a EAU, Bahréin, Qatar, Kuwait, Egipto y Marruecos, realizó bombardeos en Yemen el pasado 26 y 27 de marzo con el objetivo de "repeler a las milicias huthis, Al Qaeda y el Estado Islámico" en Yemen.

Sin embargo, HRW ha denunciado la muerte de entre 11 y 34 civiles, de los que al menos dos serían niños. Además de Saná, la organización ha asegurado en un comunicado que se realizaron bombardeos en las ciudades de Saada, Hodaida, Taiz y Aden.

"Tanto las fuerzas lideradas por Arabia Saudí como los rebeldes houthi tienen que hacer todo lo que puedan para proteger a los civiles de los ataques", ha afirmado el director adjunto de HRW para Priente Próximo y el norte de África, Joe Stork.

"Las informaciones de ataques aéreos y armas antiaéreas en zonas densamente pobladas aumentan las graves preocupaciones de que no se está haciendo lo suficiente para garantizar su seguridad", ha subrayado Stork.

VÍCTIMAS CIVILES

La ONG ha explicado que ha obtenido información procedentes de los rebeldes houthi que aseguran que varios aviones de guerra bombardearon numerosas zonas de Saná, incluido un barrio cerca del palacio presidencial. Estas fuentes han cifrado en 23 los civiles muertos y 24 los heridos.

Esta cifra coincide con la obtenida por HRW en dos hospitales de la zona, en los que ha documentado la muerte de once civiles, de los que dos son niños, además de catorce heridos, de los que tres son niños. Por su parte, Amnistía Internacional (AI) ha informado de que las bombas han destruido al menos 14 casas en Bani Hawat.

Pese a que HRW reconoce desconocer si estos bombardeos incumplen el derecho internacional, ha recordado que las leyes de guerra prohíben los ataques contra civiles, además de aquellos que causen bajas o daños "desproporcionados".

"Todas las partes del conflicto tienen la obligación de tomar todas las medidas posibles para separar a los civiles del daño, y no desplegar fuerzas en zonas densamente pobladas", ha subrayado la organización en su comunicado.

BOMBAS DE RACIMO

Por otro lado, HRW ha recordado que en conflictos anteriores Arabia Saudí ha recurrido al uso de bombas de racimo, que son consideradas armas indiscriminatorias, por lo que ha mostrado su preocupación sobre si se están empleando en este momento.

"Las fuerzas saudíes deben rechazar de forma pública el uso de cualquier tipo de municiones de racimo y reconocer que su uso tiene un impacto devastador sobre los civiles", ha subrayado Stork.

Para leer más