HRW denuncia el uso de "fuerza letal" contra manifestantes en Irak

Publicado 11/10/2019 2:11:45CET
Protestas contra el Gobierno en Bagdad
Protestas contra el Gobierno en Bagdad - REUTERS / THAIER AL-SUDANI

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

La organización Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este jueves el uso de "fuerza letal" por parte de las fuerzas de seguridad iraquíes contra los manifestantes durante las protestas antigubernamentales que estallaron a principios de mes y en las que han muerto al menos 105 personas.

Las protestas contra la corrupción y la falta de servicios básicos en el país comenzaron en Bagdad y en otras ciudades del sur de Irak el pasado 1 de octubre.

Tras la dimisión del gobernador de la provincia de Bagdad, Falá al Jazairi, el pasado domingo tras el brote de violencia entre manifestantes y fuerzas de seguridad, el primer ministro del país, Adel Abdul Mahdi, creó una comisión para investigar las denuncias sobre el uso excesivo de la fuerza y afirmó que las investigaciones sobre algunos agentes había comenzado.

"Durante más de una década, los gobiernos iraquíes han dicho que investigarían los abusos cometidos por las fuerzas de seguridad, pero no lo han hecho", ha señalado la directora de HRW para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson.

"La muerte de al menos 105 manifestantes requiere una investigación transparente que resulte en hallazgos que se hagan públicos y responsabilidad por los abusos", ha aseverado.

Según testigos de las manifestaciones entrevistados por HRW, las fuerzas de seguridad utilizaron cañones de agua hirviendo contra las multitudes y que incluso en algunos casos quemaron severamente a los manifestantes. Además, una persona que se encontraba en la protesta del 3 de octubre, escuchó a las fuerzas de seguridad gritar que si las multitudes no se dispersaban, abrirían fuego.

La organización también ha entrevistado a un médico en Bagdad que afirma que las fuerzas de seguridad le detuvieron en una ambulancia en la que estaba tratando a los manifestantes. Otro testigo ha manifestado que vio como las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos directamente contra varias ambulancias.

El portavoz del Ministerio del Interior iraquí, Saad Maan, detalló que la mayoría de las víctimas mortales en la protesta celebrada en Bagdad el pasado 4 de octubre fueron alcanzados por disparos en la cabeza y el corazón. Asimismo, aseguró que el Ministerio estaba investigando las muertes.

Según la Alta Comisión de Irak para los Derechos Humanos, las autoridades han detenido a al menos 923 manifestantes, pero desde entonces se han liberado alrededor de 666.

HRW también ha denunciado que las autoridades podrían haber interferido con los medios y las telecomunicaciones, violando el derecho a la libertad de expresión. Según la organización, del 2 al 8 de octubre, las autoridades iraquíes bloquearon la mayoría del acceso a Internet durante periodos prolongados, haciendo que las redes sociales y las aplicaciones de mensajería que usaban los manifestantes para comunicarse fueran inaccesibles.

La ONG ha instado a las autoridades nacionales y provinciales de Irak a investigar de forma imparcial todas las denuncias y garantizar que todos los heridos tengan acceso a atención inmediata y sin obstáculos. Asimismo ha recalcado que los miembros de las fuerzas de seguridad responsables del uso de "fuerza letal excesiva" deber ser procesados.

"Las autoridades deberían investigar imparcialmente las decisiones de disparar contra los manifestantes y arrojarles agua hirviendo", ha destacado Whitson. "Los iraquíes merecen respuestas y el Gobierno no debería poder volver a anunciar una comisión que no tendrá ningún resultado", ha añadido.

Contador

Para leer más