HRW pide al Polisario que muestre las pruebas contra los tres activistas detenidos o proceda a liberarlos

Publicado 16/07/2019 13:57:35CET
Bandera de la RASD en Tinduf
Bandera de la RASD en TindufREUTERS / ZOHRA BENSEMRA - Archivo

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Human Rights Watch (HRW) ha reclamado este martes a las autoridades de la República Árabe Democrática Saharaui (RASD) que muestren las "pruebas" de los cargos por los que están detenidos desde junio en Tinduf tres activistas saharauis críticos con el Frente Polisario o, en caso contrario, procedan a liberarlos de inmediato.

En un comunicado, HRW ha dicho que los activistas de la formación opositora Iniciativa Saharaui por el Cambio (ISC) Mulay Aba Bouzid, Mahmud Zeidan y Fadel Mohamed Breica (que tiene nacionalidad española) permanecen arrestados bajo custodia de las autoridades de la RASD por "traición" y otros cargos.

"Las autoridades saharauis deberían mostrar pruebas creíbles que señalen que Bouzid, Breica y Zeidan podrían ser culpables de verdaderos actos criminales y no solo por criticar pacíficamente al Polisario", ha subrayado en un comunicado el director de HRW para Oriente Próximo y Norte de África, Lama Fakí. "Si no tienen pruebas para justificar los cargos criminales, deberían liberarlos a los tres", ha añadido.

Organizaciones prosaharauis como ASADEH y familiares de los detenidos han denunciado que los tres activistas han sido arrestados únicamente por criticar al Frente Polisario y han reclamado su liberación. Además, el domingo aseguraron que habría un cuarto activista detenido, al que identificaron como Hafdala Uld Breica, hermano de Fadel Breica.

Este martes, fuentes de la familia de Breica han contado que el activista español ha comenzado una huelga de hambre para protestar por un arresto que consideran ilegal y por el trato vejatorio que está recibiendo.

HRW ha contado que el lunes el representante saharaui ante Naciones Unidas, Sidi Omar, le comunicó que los activistas están en régimen de "detención preventiva" por una investigación judicial por "traición a la nación, actos de agresión contra el Estado saharaui, sedición, vandalismo, difamación y calumnias". "Los cargos conllevan penas que van de los cinco años de prisión a la cadena perpetua. Sin embargo, un mes después de su arresto, las autoridades todavía tienen que informar de los motivos de los cargos", ha indicado la organización defensora de los Derechos Humanos.

HRW ha señalado además que si dos de los detenidos hubieran sido interrogados mientras permanecían maniatados y con los ojos vendados, como sostienen sus familiares, esa actuación "comprometería gravemente el requerimiento bajo el Derecho Internacional de que las confesiones sean conseguidas de manera voluntaria".

La ONG ha hecho hincapié en que tanto la RASD como Argelia, el país que alberga los campamentos de refugiados saharauis y donde están detenidos los activistas, "tienen la responsabilidad de garantizar en respeto a los Derechos Humanos en los campamentos".

"Argelia no puede subcontratar la protección de los Derechos Humanos de su territorio y cerrar los ojos si el Polisario los viola", ha recalcado Fakí.

La colonia española del Sáhara fue ocupada en 1975 por Marruecos y Mauritania tras los Acuerdos Tripartitos, firmados el 14 de noviembre de 1975, que cedían la soberanía del Sáhara español a estos dos países.

Tras una breve guerra, el Frente Polisario expulsó a Mauritania y firmó la paz y el reconocimiento mutuo con sus milicias a las puertas de Nuakchot, pero Marruecos consolidó su control sobre el territorio y miles de saharauis huyeron de la salvaje represión.

En 1991 se firmó un alto el fuego entre ambas partes, que se comprometían a la celebración de un referéndum de autodeterminación organizado por la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental, pero desde entonces las disputas sobre el censo para la votación --Marruecos quiere que voten los colonos marroquíes-- han impedido la consulta. Ahora 140.000 refugiados saharauis viven en los campamentos de Tinduf.

Para leer más