Publicado 31/03/2020 7:59:23 +02:00CET

HRW pide a Turquía que reanude el suministro de agua en los campamentos kurdos para combatir el coronavirus

Un grupo de personas trabajan en la desinfección de un campo de refugiados palestino en la ciudad de  Jan Yunis, en el suroeste de Gaza.
Un grupo de personas trabajan en la desinfección de un campo de refugiados palestino en la ciudad de Jan Yunis, en el suroeste de Gaza. - Ashraf Amra/APA Images via ZUMA / DPA

MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha pedido este martes a las autoridades turcas que hagan "todo lo posible" para reanudar el suministro de agua en las zonas controladas por los kurdos en el noreste de Siria, pues de otra manera se está poniendo en riesgo la labor de las agencias humanitarias en la protección de estas comunidades frente a la pandemia de Covid-19.

"En medio de una pandemia global, las autoridades turcas han estado cortando el suministro de agua a las regiones más presionadas en Siria", ha denunciado el subdirector para Oriente Medio de HRW, Michael Page, quien también ha pedido a Turquía que reanude "inmediatamente" el suministro de agua.

Turquía y las fuerzas que respalda, ha recordado la ONG, tomaron el control de la estación de agua de Alluk durante su ofensiva en el noreste de Siria en octubre de 2019.

La estación de Alluk, ubicada cerca de la ciudad de Ras Al Ain, en el noreste del país, atiende a 460.000 personas en la gobernación de Hasaka, incluida su capital homónima y tres campamentos de desplazados, entre ellos los de Al Hol y Areesha.

Human Rights Watch ha alertado de "las terribles condiciones" a las que se ven abocados los habitantes de estos asentamientos, obligados, ha denunciado la ONG, a beber agua de lavado que contiene gusanos y a convivir con aguas residuales a su alrededor.

De acuerdo con las denuncias a las que ha tenido acceso a la ONG, las autoridades turcas han interrumpido el bombeo de agua varias veces desde que comenzó el año, habiendo sido la última el 29 de marzo.

Las agencias humanitarias desplazadas a la zona han explicado que no pueden llevar suministros adicionales, ya que el paso fronterizo iraquí de Al Yarubiyeh está cerrado desde enero ante la amenaza de un veto de toda la resolución por parte de Rusia.

Esta situación ha provocado que hayan tenido que dar prioridad a crear conciencia, ha dicho la ONG, sobre la práctica de lavarse las manos como medida de prevención del coronavirus, aunque las últimas acciones de las fuerzas turcas también han impedido que se puedan llevar a cabo este tipo de medidas de higiene.

Los funcionarios locales y los informes a los que ha tenido acceso la ONG afirman que las interrupciones del bombeo de agua en Alluk son una táctica de presión para obligar a las autoridades dirigidas por los kurdos a suministrar electricidad a las áreas bajo el control de las facciones respaldadas por Turquía desde la estación de electricidad Al Mabroukeh.

Human Rights Watch, que también ha documentado el desvío discriminatorio de ayuda y servicios esenciales por parte del gobierno sirio, ha concluido pidiendo a todas las partes implicadas en el conflicto que se aseguren de no bloquear los servicios esenciales para las poblaciones necesitadas, tal y como está recogido en todos los organismos internacionales.

Hasta el momento, Siria ha registrado nueve casos de contagio y un fallecimiento, según el balance de la Universidad Johns Hopkins. A nivel global, la pandemia de Covid-19, originada en la ciudad china de Wuhan, ha causado más de 37.000 muertes y más de 777.000 contagios.

Para leer más