El HSBC pide disculpas por sus "estándares" tras la publicación de la 'lista Falciani'

Publicado 15/02/2015 7:14:14CET

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El banco HSBC ha ofrecido este domingo sus "más sinceras disculpas" a través de varios diarios británicos, en los que ha reconocido que los "estándares" por los que se regía su filial suiza hace años no eran adecuados, en referencia a la ayuda que prestó a numerosos clientes para evadir impuestos, filtrada en la 'lista Falciani'.

En una carta abierta, el director ejecutivo de HSBC, Suart Gulliver, ha pedido disculpas a sus clientes, accionistas y trabajadores del sector bancario y ha descrito como una "experiencia dolorosa" las publicaciones sobre las prácticas que realizó la filial suiza durante años.

Gulliver ha explicado que los "estándares" con los que se regía hace ocho años no se corresponden con los actuales. "Debemos demostrar que entendemos que las sociedades a las que servimos esperan más de nosotros. Por ello ofrecemos nuestras más sinceras disculpas", ha afirmado.

El banco ha añadido que desde el año 2008 ha establecido mayor control sobre sus clientes, además de poner en marcha "estándares" más exhaustivos en relación con la transparencia fiscal, según ha recogido la cadena británica Sky News.

Gulliver reconoció el viernes que los "estándares" de su entidad no habían estado siempre a la altura de lo que espera la sociedad, asegurando entender la "frustración" de la población ante los documentos filtrados por la 'lista Falciani'.

En este sentido, Gulliver ha reiterado en varias ocasiones que el banco ha sido reorganizado desde 2008 y que en la actualidad cuenta con un mayor control central, además de disponer de más de 7.000 personas para hacer cumplir las normas.

Los documentos muestran que el banco británico asesoró a familiares de dictadores, a personas implicadas en casos de corrupción en África y a gente involucrada en el comercio de armas y de los conocidos como 'diamantes de sangre'.

HSBC hace frente a investigaciones criminales y a cargos en Francia, Bélgica, Estados Unidos y Argentina a raíz de la filtración de los documentos, si bien por el momento no se han abierto acciones legales en su contra en Reino Unido.

Para leer más