Actualizado 15/05/2007 21:47 CET

Irak.- ACNUR pide ayuda sanitaria para los refugiados palestinos en la frontera con Irak

NUEVA YORK, 15 May. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) denunció hoy la grave situación de los aproximadamente 1.400 palestinos que viven en campamentos de refugiados ubicados en la frontera entre Siria e Irak en condiciones desesperadas. La agencia de la ONU pidió el apoyo internacional ante la "muy preocupante" situación sanitaria y la indefensión ante las inclemencias meteorológicas que viven estos cientos de personas huidas de Bagdad.

"Estamos particularmente preocupados por la ausencia de instalaciones médicas. Muchos de los 942 residentes del campamento (de Al Waleed) necesitan asistencia médica urgente, incluida una madre de siete hijos que sufre de leucemia y un niño diabético", explicó una portavoz de ACNUR, Jennifer Pagonis desde Ginebra.

Al menos tres personas, incluido un bebé de seis meses, han fallecido de enfermedades curables desde el pasado mes de diciembre, fecha en la que abrió el campamento, explicó Pagonis.

Un equipo de ACNUR que visitó el campamento de Al Waleed esta semana informó de que las tiendas están abarrotadas y de que muchos de los residentes sufren enfermedades respiratorias y de otros tipos. El hospital más cercano está a horas de camino a través de carreteras que atraviesan territorios peligrosos.

El agua es transportada al campamento diariamente a través de camiones, pero su ración es menos de un litro por persona debido al cada vez mayor número de palestinos que huyen de la violencia de la capital iraquí.

Las agencias internacionales, incluida ACNUR, no tienen permiso para mantener una presencia permanente en el campamento por razones de seguridad, por lo que deben visitarlo durante el día y no de forma regular.

La agencia advirtió de que las condiciones de vida podrían empeorar durante los meses de verano, cuando aumenten las temperaturas y sean más peligrosas las tormentas de arena.

Un flujo constante de palestinos huye de Bagdad desde marzo de 2006, cuando las intimidaciones, desalojos forzosos y ataques contra su comunidad se vieron incrementados.

Según ACNUR, hay unos 1.400 palestinos viviendo en condiciones desesperadas en el lado iraquí de la frontera con Siria. Sin poder cruzar la frontera de un país ya de por sí saturado por los cientos de millares de refugiados iraquíes.

"ACNUR ha pedido en repetidas ocasiones el apoyo internacional, pero con éxito discreto", declaró Pagonis.