Irán.- Irán anuncia que ya tiene 3.000 centrifugadoras de enriquecimiento de uranio

Actualizado 02/09/2007 17:42:42 CET

TEHERÁN, 2 Sep. (EP/AP) -

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, anunció hoy que su país cuenta ya con 3.000 centrifugadoras de enriquecimiento de uranio en funcionamiento, con lo que cumple así con una de las metas del polémico programa nuclear iraní. Esta cifra contrasta con la proporcionada el pasado jueves por la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA), que situó el número de centrifugadoras iraníes en unas 2.000.

"Occidente creyó que la nación iraní sucumbiría sólo con una resolución, pero hemos dado un nuevo paso en el avance nuclear y puesto a funcionar más de 3.000 máquinas centrifugadoras, instalando una nueva cascada cada semana", afirmó Ahmadineyad ante un grupo de estudiantes, según informa la televisión estatal en su página web.

La AIEA presentó el jueves un informe en el que apuntaba a que Irán había ralentizado el programa de enriquecimiento de uranio y destacaba la cooperación con la investigación que realizan sus inspectores, con lo que se rebajaron las posibilidades de aprobación de un tercer paquete de sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Ya en abril, Irán anunció tener 3.000 centrifugadoras, pero la AIEA indicó que en ese momento sólo tenía 328 centrifugadoras operativas en el complejo subterráneo de Natanz, en el centro del país.

El último informe presentado por el secretario general de la AIEA, Mohamed ElBaradei, indicaba que irán tenía cerca de 2.000 centrifugadoras operativas y otras 650 en pruebas. Este número suponía un ligero incremento con respecto al último informe de la AIEA, de mayo, lo que apuntaba a un ritmo de producción significativamente menor al de los meses anteriores.

"El último informe del organismo de control nuclear de la ONU coincide con la postura de Irán de que la disputa sobre el caso nuclear de Irán ha concluido", aseguró Ahmadineyad tras elogiar el último informe de la AIEA que recoge la voluntad de los iraníes a responder a las preguntas tras años de obstruccionismo.