Israel demuele decenas de viviendas palestinas en Jerusalén Este

Actualizado 23/07/2019 1:26:01 CET

Demolición de viviendas palestinas en Jerusalén Este
Demolición de viviendas palestinas en Jerusalén Este - REUTERS / MUSSA QAWASMA

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Las fuerzas de seguridad de Israel han iniciado este lunes la demolición de decenas de viviendas palestinas en Wadi Humus, en Jerusalén Este, argumentando que están demasiado cerca de la barrera de seguridad.

Cientos de soldados se han presentado a primera hora de la mañana en Wadi Humus para destruir unos 70 apartamentos, la mayoría de los cuales estaban en construcción, aunque ya había tres familias viviendo allí, un total de 17 personas que han tenido que ser evacuadas.

Un hombre se ha atrincherado en su salón y le ha dicho a las fuerzas israelíes que tendrían que destruir la casa con él dentro, aunque finalmente ha sido desalojado. "No me voy voluntariamente", ha denunciado, en declaraciones recogidas por el 'Jerusalem Post.

Wadi Humus está en la zona de Sur Baher, dentro de los límites municipales de Jerusalén pero en las áreas A y B controladas por la Autoridad Palestina. Sus vecinos recibieron los permisos de construcción de la ciudad palestina de Belén, que tiene jurisdicción sobre Wadi Humus.

En 2011, una normativa israelí prohibió construir cerca de la barrera de seguridad, pese a lo cual las obras en Wadi Humus comenzaron en 2014. El pasado mes de junio, el Tribunal Supremo avaló la demolición de estas viviendas, una decisión que el domingo fue confirmada en segunda instancia.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha advertido de que la demolición de viviendas palestinas en la zona ocupada de Jerusalén Este "constituye una grave violación de la Cuarta Convención de Ginebra, así como un crimen de guerra bajo el Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional".

"Las políticas y prácticas ilegales de Israel, que van desde las demoliciones de viviendas a los desplazamientos forzados, en Jerusalén Este y el resto de la Palestina ocupada solo tienen un propósito: la preservación y expansión de la empresa colonial israelí a expensas de las tierras y del pueblo palestinos", ha dicho Erekat en un comunicado.

Erekat ha asegurado, en declaraciones posteriores a la agencia de noticias WAFA, que las autoridades palestinas reconstruirán todo lo que sea demolido por Israel.

LA ONU CRITICA LAS DEMOLICIONES

Por su parte, tres altos cargos de Naciones Unidas han criticado la decisión de las autoridades israelíes y han expresado su "tristeza" por las demoliciones de viviendas en Sur Baher.

"Entre otras cosas, la destrucción de propiedad privada en un territorio ocupada sólo es permisible cuando es absolutamente necesario para operaciones militares, lo que no es el caso", han dicho en su comunicado.

El texto, firmado por el coordinador humanitario de la ONU para los Territorios Palestinos Ocupados, Jamie McGoldrick; la directora de operaciones en Cisjordania de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), Gwyn Lewis; y el director de la oficina de Derechos Humanos de la ONU en los Territorios Palestinos Ocupados, James Heenan; recalca que las demoliciones "han llevado a evacuaciones forzosas y contribuyen al riesgo de traslado forzoso que sufren muchos palestinos en Cisjordania, incluido Jerusalén Este".

"Entre los desplazados forzosos o afectados figuran refugiados palestinos, algunos de los cuales hacen frente hoy a la realidad de un segundo desplazamiento", han manifestado, antes de agregar que "ninguna ayuda humanitaria puede reemplazar una casa o cubrir las masivas pérdidas financieras que han sufrido hoy los propietarios".

"Lo que ha pasado hoy en Sur Baher es de incluso mayor significado, ya que muchas otras viviendas y estructuras hacen frente ahora a este mismo destino", han resaltado en su comunicado conjunto.

Por último, han recordado que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) falló en 2004 contra la construcción del muro y han argumentado que "de haberse tomado medidas concretas para respetar estos principios (...) los residentes de Sur Baher no estarían experimentando el trauma y la violación de sus derechos".

EL NRC HABLA DE "PRECEDENTE PELIGROSO"

En este sentido, la organización no gubernamental Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) ha señalado que "los argumentos de seguridad de Israel para justificar estas demoliciones fijan un precedente peligro que deja a miles de personas en alto riesgo".

"La comisión de graves violaciones del Derecho Humanitario debe ser abordada por la comunidad internacional", ha dicho la directora del organismo para Palestina, Kate O'Rourke.

Las autoridades militares israelíes emitieron una orden en 2011 para jugar una 'zona tapón' de entre 100 y 300 metros a ambos lados del muro en Sur Baher y prohibieron la construcción en Wadi al Hummus.

Por ello, residentes locales han señalado que alrededor de cien edificios más estarían en riesgo de demolición únicamente en Sur Baher, que quedó en el lado controlado por Israel tras la construcción del muro.

Para leer más