Israel se muestra más partidario que nunca del canje de presos palestinos a cambio de la liberación de Shalit

Actualizado 22/01/2009 10:32:00 CET

JERUSALÉN, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Israel ha suavizado su postura y se muestra más partidario que nunca a establecer negociaciones con Hamás para canjear 300 presos palestinos a cambio de la liberación del soldado israelí Gilad Shalit, secuestrado por milicianos próximos a Hamás en junio de 2006.

Según informaciones del diario 'Haaretz', el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y otros ministros del Gobierno hebreo, que siempre han rechazado las condiciones para acordar la negociación con el Movimiento para la Resistencia Islámica, han manifestado recientemente que "no hay otra opción que la de pagar el precio", según declaró un alto cargo del Ejecutivo israelí.

A pesar de ello, Olmert manifestó durante los últimos meses que Israel no cedería a las imposiciones de Hamás, entre ellas la apertura de los pasos fronterizos, para liberar a cientos de palestinos cautivos en Israel a cambio de que les entregasen al soldado hebreo secuestrado en la Franja de Gaza. Pero Olmert se reunió ayer con ministro de Defensa, Ehud Barak, y con la ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, para analizar la situación.

Uno de los ministros miembro del Gabinete de Seguridad, manifestó ayer que, en su opinión, la operación 'Plomo Sólido' en la Franja había provocado que aumentase la posibilidad de que se produjese la negociación. "Hay una sólida mayoría en el gabinete que apoya la liberación de Shalit", aseguró, y añadió que pagarán la cantidad que sea necesaria para conseguir que vuelva a ser libre, ya que el soldado israelí "es el sujeto del consenso entre el Gobierno y el público general".

NEGOCIACIÓN

Se espera que el principal negociador israelí y director de la División Política del Ministerio de Defensa, Amos Gilad, plantee la cuestión a su llegada a El Cairo, donde continúan las negociaciones con los egipcios con motivo de la ofensiva del Ejército hebreo en Gaza, que comenzó el pasado 27 de diciembre y que ha dejado un saldo de más de 1.300 palestinos muertos.

Al parecer, Israel no abrirá sus pasos fronterizos para que llegue la ayuda humanitaria a Gaza hasta que comienzen las negociaciones para la liberación de Shalit.