Actualizado 20/12/2021 16:53 CET

La Justicia británica reconoce a Guaidó como "claro e inequívoco" presidente de Venezuela

Archivo - Juan Guaidó, dirigente opositor venezolano
Archivo - Juan Guaidó, dirigente opositor venezolano - CENTRO DE COMUNICACIÓN NACIONAL - Archivo

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

   El Tribunal Supremo de Reino Unido ha considerado que el opositor Juan Guaidó tiene el "claro e inequívoco reconocimiento" por parte de Londres como presidente de Venezuela, lo que abre la puerta a que pueda gestionar las reservas de oro venezolano en manos del Banco de Inglaterra, estimadas en más de 1.000 millones de dólares.

   El Supremo británico ha avalado a Guaidó como presidente legítimo del país sudamericano, pero deja en manos de una instancia inferior determinar el futuro de las 31 toneladas de oro y dirimir si su control recae en el Banco Central que controla el Gobierno de Nicolás Maduro o en el gabinete opositor, informa la agencia Bloomberg.

   Una de las cosas que debe aún debatir el sistema judicial de Reino Unido es el grado de validez que le concede a las sentencias del Tribunal Supremo venezolano, también bajo control chavista.

   Guaidó ha celebrado la decisión del Supremo británico que al menos mantiene al oro "protegido" en el Banco de Inglaterra. "La dictadura no podrá saquearlo como hizo con los fondos públicos que generó esta emergencia humanitaria", ha escrito en Twitter el dirigente opositor, que se autoproclamó 'presidente encargado' en enero de 2019 tras las controvertidas elecciones de 2018.

   El equipo de Maduro sostiene entre sus argumentos que, reconocimientos políticos al margen, su Gobierno sigue siendo a efectos prácticos quien toma las decisiones en Venezuela y que, de hecho, las autoridades británicas no han roto relaciones con él. Argumenta que necesita el dinero cuanto antes para combatir la pandemia de COVID-19.

   Uno de los abogados del Banco Central de Venezuela, Sarosh Zaiwalla, ha asegurado que el Supremo británico se basa en una doctrina antigua y su dictamen puede tener derivadas "graves y adversas" para Reino Unido, en la medida en que otros gobiernos podrían replantearles poner bajo su custodia parte de sus riquezas.

Para leer más