Kuwait amenaza con quitar la nacionalidad a los opositores al régimen

Actualizado 08/07/2015 18:45:45 CET

DUBAI, 15 Jul. (Reuters/EP) -

El Gobierno kuwaití ha amenazado con quitar la nacionalidad a todos los ciudadanos sospechosos de intentar "socavar la estabilidad" del país, según ha asegurado un medio local este martes.

El aviso forma parte de una política de "puño de hierro" que está llevando a cabo desde este lunes el Gobierno de Kuwait, tras las protestas a principios de este mes provocadas por la detención de un destacado político de la oposición.

"El Ministerio del Interior esta dispuesto a tomar todas las medidas que sean necesarias para asegurar las condiciones y requisitos previstos por la ley de ciudadanía de Kuwait número 15 de 1959, tanto en forma como en espíritu, y sobre todo en relación con las prácticas encaminadas a socavar la seguridad y estabilidad", ha asegurado el Gobierno en un comunicado publicado por la agencia de noticias estatal KUNA.

El político y analista kuwaití Shamlan Alessa ha asegurado que la medida tiene como objetivo castigar a los ciudadanos kuwaitíes que se unieron a las protestas.

Nasser al Abdaly, que encabeza una asociación que promueve la democracia en el pàís del golfo Pérsico, ha indicado que esta ley va encaminada a disuadir a las personas para que no expresen cualquier tipo de oposición al Gobierno.

Kuwait, miembro de la OPEP, aliado cercano de Estados Unidos y que tiene en su territorio más del seis por ciento de todas las reservas de petróleo que hay en el mundo, ha reforzado su seguridad alarmado por la llegada del Estado Islámico a su vecino Irak y otras zonas de la región. Además, las autoridades kuwaitíes están investigando un supuesto complot para derrocar el régimen monárquico que gobierna el país.

MEDIDA CONTRA ASOCIACIONES

La Policía tuvo que usar la semana pasada bombas de humo para dispersar a los cientos de manifestantes que marchaban por las calles de la capital protestando por la detención de Musallam al Barrack, un importante político de la oposición que había sido arrestado por haber insultado al jefe de Estado de Kuwait.

El Gobierno ha ordenado al ministro de Bienestar Social que investigue las actividades de las organizaciones no gubernamentales para que se asegure de que no llevan a cabo ningún tipo de actividad política.

Los analistas han asegurado que esta medida va encaminada, sobre todo, a investigar las asociaciones islamistas. "Esta medida se dirige a los Hermanos Musulmanes, así como a investigar a algunos miembros de la oposición que participaron en las recientes manifestaciones", ha indicado Alessa, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Kuwait.

El ministro de Justicia y de asuntos relacionados con el islam en Kuwait, Nayef al Ajmi, dimitió en mayo después de que un mandatario estadounidense asegurase que Al Ajmi llamó a la Yihad en Siria y promovió la financiación del terrorismo.

La legislación kuwaití no permite la formación de partidos políticos en el país, sin embargo el Gobierno sí tolera los movimientos políticos.

Kuwait permite una mayor libertad que otros países del Golfo Pérsico. Cuenta con una prensa libre y un Parlamento elegido por los ciudadanos pero ha prohibido, por ejemplo, las reuniones públicas de más de 20 personas que no tengan un permiso.