Publicado 11/08/2021 18:01CET

Letonia, Lituania y Polonia blindan sus fronteras a los migrantes que llegan desde Bielorrusia

Cruce fronterizo entre Polonia y Bielorrusia.
Cruce fronterizo entre Polonia y Bielorrusia. - ALEKSANDER KALKA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los gobiernos de Letonia, Lituania y Polonia han anunciado esta semana que blindarán sus fronteras comunes con Bielorrusia para evitar la entrada de migrantes refugiados de África y Oriente Próximo, que habría encontrado rutas más seguras por territorio bielorruso.

"El primer paso fue en dirección a Lituania, Letonia es el siguiente objetivo (...) no debemos permitir a los migrantes que llegaron a Bielorrusia cruzar ilegalmente nuestra frontera, es el límite de la Unión Europea", ha señalado el primer ministro letón, Krisjanis Karins.

"Vamos a actuar de forma muy resolutiva", ha enfatizado Karins, quien acusa a Bielorrusa de agudizar una "guerra híbrida" contra la Unión Europea, a cuyas sanciones contra Bielorrusa, su presidente, Alexandr Lukashenko, respondió asegurando que no disponía de capacidades para acoger a estas personas.

En este sentido también se han pronunciado las autoridades polacas, quienes este miércoles ha anunciado que reforzar la frontera con Bielorrusia, pues según el portavoz del Gobierno, Piotr Muller, son evidentes "tendencias que antes no se observaban", como la llegada de casi ocho veces más de personas que en 2020.

Según Varsovia, en lo que va de año son ya 871 personas detenidas en la frontera, por las 122 del año pasado, la mayoría de ellas procedentes de Irak, Afganistán, República Democrática del Congo, o Camerún, quienes habrían encontrado rutas más fiables a través del continente que atravesando el Mediterráneo.

En el caso de Lituania, estas personas en situación irregular habrían generado disturbios en uno de los asentamientos levantados en el ciudad de Salcinikai, en el sur, llegando algunos de ellos a escapar de las instalaciones tras romper las verjas, según informa la Policía lituana.

Este campamento provisional acoge a unas 400 personas en situación irregular que habría entrado en Lituania a través de Bielorrusa. En lo que va de año, señalan las autoridades de Vilna, han sido detenidas 4.000 personas en la frontera.

No obstante y pese a las quejas de los países del Báltico y Polonia, el destino final de todas estas personas que huyen de los conflictos y el hambre dentro de sus países son otros lugares como Francia, Alemania, o Reino Unido, donde solicitan su estatus de refugiado.