La líder del DUP rechaza los controles de mercancías dentro de Reino Unido que propone Barnier tras el Brexit

Arlene Foster
REUTERS / YVES HERMAN
Publicado 09/10/2018 16:27:32CET

BRUSELAS, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

La líder del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, Arlene Foster, ha rechazado este martes cualquier tipo de control en suelo británico sobre las mercancías cuyo destino sea el Ulster tras la salida de Reino Unido de la UE, tal y como propone el negociador jefe del bloque comunitario para el Brexit, Michel Barnier, y ha recordado que ésta es "la única línea roja" de su formación.

"No podríamos apoyar ningún acuerdo que diera lugar a barreras aduaneras o regulatorias dentro del mercado interno" de Reino Unido, ha dicho Foster en una rueda de prensa en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas tras mantener un encuentro con Barnier.

La norirlandesa, cuyo partido apoya al Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, ha insistido en que "solo hay una línea roja en este asunto y esa es que recibamos un trato diferente por parte del resto de Reino Unido en cuanto a aduanas y alineación normativa", y ha dicho que lo hace para "proteger la integridad constitucional" británica y la economía de Irlanda del Norte.

Asimismo, Foster ha explicado que todavía no ha visto la nueva propuesta que May ha anunciado para la frontera irlandesa y que se espera que presente esta semana, y se ha mostrado convencida de que su partido "no está solo" en su posición sobre el Brexit.

Por su parte, Barnier ha intentado en las últimas semanas "desdramatizar" los controles de bienes procedentes de Gran Bretaña y cuyo destino sea el Ulster, que cree deben formar parte del 'plan de emergencia' o "backstop" para evitar la vuelta a una 'frontera dura' entre Irlanda del Norte y la República irlandesa tras el Brexit.

"Estamos trabajando duro para explicar y desdramatizar el backstop", ha dicho el francés en su cuenta de Twitter tras el encuentro con Foster, el cual ha estado centrado en la frontera irlandesa, uno de los principales escollos en las negociaciones del Brexit para cerrar un acuerdo de salida.

La última propuesta del bando negociador europeo, que defiende que Irlanda del Norte siga formando parte de la unión aduanera y partes del mercado único tras el Brexit, pasa por que los controles de bienes procedentes del resto de Reino Unido se lleven a cabo lejos de los puertos de Irlanda del Norte, para evitar que sea visto como una frontera interna dentro del territorio británico, algo que May considera inaceptable.

La cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la UE de la semana próxima dará comienzo el miércoles 17 de julio con una cena de trabajo de los líderes en la que se prevé que May pronuncie un discurso sobre la marcha de las negociaciones del Brexit y su propuesta de futuro.

Tras la intervención de la primera ministra, los Veintisiete discutirán cómo desbloquear las conversaciones para lograr cerrar un acuerdo a finales de octubre o noviembre que pueda ser ratificado a tiempo, y que permita a Reino Unido salir de la UE el 29 de marzo de 2019.

Contador