Los líderes civiles y militares de Birmania reiteran su voluntad de "aplastar" a los rebeldes en Rajine

Publicado 07/01/2019 14:57:29CET

RANGÚN, 7 Ene. (Reuters/EP) -

La líder 'de facto' del Gobierno de Birmania, Aung San Suu Kyi, y el jefe de las Fuerzas Armadas, Min Aung Hlaing, han mantenido este lunes una insólita reunión en la que han hablado de cuestiones de política exterior y seguridad nacional, con el compromiso explícito de "aplastar" a los rebeldes del estado de Rajine.

Esta región ha sido foco de preocupación por la represión ejercida contra los rohingyas, una minoría apátrida históricamente perseguida y que se vio obligada a huir en masa de una campaña militar lanzada en agosto de 2017 tras varios ataques de grupos milicianos.

Miles de personas han huido de sus hogares desde principios de diciembre a raíz de una serie de enfrentamientos entre las fuerzas del Gobierno y el Ejército de Arakán, que reclama una mayor autonomía para el estado de Rajine, según datos de Naciones Unidas.

Suu Kyi y otros miembros de la Administración se han reunido con líderes militares, entre ellos el máximo responsable de las Fuerzas Armadas, y se ha ordenado al Ejército "que lance una operación para aplastar a los terroristas", ha informado el portavoz gubernamental, Zaw Htay.

Los insurgentes mataron el viernes a 13 policías en una serie de ataques contra cuatro puestos de seguridad, como represalia por una ofensiva militar que, según denunciaron, también está afectando a los civiles. El Gobierno, sin embargo, ha llamado a la población a no brindar apoyo a la "organización terrorista".

"¿Quieren ver un ciclo de violencia que dure décadas?", ha planteado el portavoz oficial, que ha acusado al Ejército de Arakán de aliarse con otro grupo, Ejército de Salvación Rohingya de Arakán, y ha puesto en duda la colaboración de Bangladesh en la lucha contra este tipo de milicias.

Contador