Los líderes de la UE se dan un año para acordar el presupuesto europeo 2021-2027

Bandera
FRANCOIS LENOIR / REUTERS - Archivo
Publicado 13/12/2018 19:53:06CET

BRUSELAS, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se han comprometido a seguir trabajando a lo largo de los próximos meses en el próximo presupuesto del bloque comunitario a largo plazo --que cubrirá el periodo 2021-2027-- con el objetivo de alcanzar un acuerdo en otoño de 2019, es decir, después de las elecciones a la Eurocámara que se celebrarán en mayo del próximo año.

Así consta en el texto de conclusiones que han aprobado este jueves los líderes europeos, en el que celebran los preparativos "intensos" llevados a cabo durante los últimos seis meses e instan a Rumanía, que ostentará de enero a julio la presidencia de turno de la UE, a trabajar para pasar a la siguiente fase de las negociaciones "con la intención de conseguir un acuerdo en el Consejo europeo en otoño de 2019".

A su llegada a la cumbre, el canciller de Austria, Sebastian Kurz, ha defendido que durante el semestre en el que ha presidido la UE (de julio a diciembre de este año) se han conseguido progresos que "son una buena base para completar las negociaciones" del Marco Financiero Plurianual (MFF, por sus siglas en inglés).

El austriaco ha recordado que la Comisión Europea deseaba que se lograse un acuerdo antes de las elecciones europeas de finales de mayo de 2019, pero ha reivindicado que la "caja de negociaciones" pactada por los líderes este jueves se ha conseguido "más de lo esperado".

La canciller alemana, Angela Merkel, ha reconocido, también antes de participar en la reunión, que el debate que los jefes de Estado y de Gobierno mostraría probablemente que sus intereses "son muy diferentes". Para Alemania, ha explicado, es importante que el siguiente MFF garantice que los estados del Este del país reciben la inversión necesaria.

Por su parte, el primer ministro portugués, António Costa, ha destacado que el futuro presupuesto a largo plazo de la UE es "muy importante" para su país, al tiempo que ha "reafirmado" todas las "líneas fundamentales" de Lisboa, que son no "sacrificar" los fondos agrícolas y de cohesión.