Llegan los autobuses que evacuarán a 2.000 combatientes islamistas del sur de Damasco

Actualizado 25/12/2015 13:35:09 CET

BEIRUT, 25 Dic. (Reuters/EP) -  

Unos 2.000 milicianos islamistas sirios, incluidos integrantes de los grupos terroristas Estado Islámico y el Frente al Nusra, serán evacuados en las próximas horas de las zonas rebeldes asediadas del sur de Damasco en virtud de un acuerdo facilitado por la ONU, según ha informado este viernes la televisión del partido-milicia chií Hezbolá, Al Manar.

Un total de 18 autobuses han llegado a la zona de Al Qadm, en Damasco, para llevarse a los milicianos y a 1.500 familiares del campamento de refugiados palestinos de Yarmuk y de la zona adjunta de Hajar al Aswad, un bastión de Estado Islámico, a zonas bajo control de la organización que lidera Abú Bakr al Baghdadi y otros grupos rebeldes, según esta fuente.

Por el momento no está claro si los autobuses han sido suministrados por Naciones Unidas o por el Ejército sirio. Según Al Manar, los milicianos entregarán su armamento pesado al Ejército sirio en virtud de lo que ha dicho es un acuerdo entre varias partes bajo los auspicios de la ONU.

La capitulación de los rebeldes se ha visto forzada por el asedio del régimen durante los últimos años, que ha limitado drásticamente el flujo de alimentos y ayuda humanitaria. Las autoridades sirias accedieron a su evacuación con la esperanza de reafirmar su control en esta zona estratégica en la que se encuentran combatientes de otras facciones, a solo 4 kilómetros al sur del centro de Damasco.

Este es el último de varios altos el fuego a nivel local y de acuerdos de paso seguro entre las facciones rivales en Siria, mientras la ONU, los vecinos de Siria y las potencias mundiales intensifican los esfuerzos para poner fin a una guerra civil que ha dejado ya más de 250.000 muertos en sus casi cinco años.

Uno de tales acuerdos, facilitado con apoyo de Irán y Turquía, suspendió los combates en la localidad de Zabadani, en la frontera libanesa, y en otras dos localidades en el noroeste. Otro, en el último distrito controlado por los rebeldes en la ciudad de Homs, permitió a los rebeldes y sus familias abandonar la zona asediada.

Para leer más