Los manifestantes de Hong Kong planean bloquear el aeropuerto en una nueva jornada de protestas

Publicado 07/09/2019 5:56:07CET
Protestas en Hong Kong
Protestas en Hong Kong Aidan Marzo/SOPA Images via ZUMA / DPA

HONG KONG, 7 Sep. (Reuters/EP) -

Los manifestantes de Hong Kong planean bloquear uno de los aeropuertos más concurridos del mundo este sábado tras una nueva noche de violencia en la que la Policía ha vuelto a usar gas lacrimógeno y balas de goma para disolver las multitudes.

Así, cientos de manifestantes, muchos de ellos enmascarados y vestidos de negro, han atacado las estaciones de metro en la península de Kowloon el viernes por la noche y han derribado carteles, prendido fuego a la calle y pintado grafittis, entre otras acciones.

"El comportamiento ha siso escandaloso", ha señalado el Gobierno en un comunicado. La líder de Hong Kong, Carrie Lam, anunció esta semana una serie de concesiones para tratar de poner fin a las protestas, que incluían el archivo definitivo de una polémica ley que permitiría el traslado de sospechosos a la China continental. Además, anunció otras tres medidas más, entre ellas la apertura de un proceso de diálogo.

El proyecto de ley habría permitido las extradiciones a la China continental, a pesar de que Hong Kong tiene un poder judicial independiente que se remonta al periodo de dominio colonial británico.

Las manifestaciones han paralizado en algunas ocasiones partes de la ciudad, un importante centro financiero asiático, por los enfrentamientos callejeros entre los manifestantes y la Policía, que ha respondido con gas lacrimógeno, gas con pimienta y cañones de agua. Las detenciones violentas de manifestantes han llamado la atención internacional.

Las manifestaciones previstas para el sábado incluyen otra "prueba de estrés" en el aeropuerto con el objetivo de interrumpir los enlaces de transporte con Chek Lap Kok. El aeropuerto ha anunciado que sólo los pasajeros que tengan sus billetes de avión podrían usar el servicio de tren Airport Express. El tren no se detendría en el camino, en la península de Kowloon, mientras que los servicios de autobús podrían verse afectados.

El objetivo de las medidas es evitar el caos del fin de semana pasado, cuando los manifestantes bloquearon las carreteras de acceso al aeropuerto, arrojaron escombros a la vía del tren y destrozaron la estación de metro de MTR en la ciudad de Tung Chung. Durante el mes de agosto, un grupo de manifestantes ocupó la sala de llegadas, deteniendo y retrasando los vuelos.

Hong Kong volvió bajo soberanía china en 1997 gracias a un acuerdo con Reino Unido por el cual China se comprometía a mantener el régimen de derechos y libertades del que había disfrutado el territorio durante el dominio colonial, lo que dio lugar al principio de 'un país, dos sistemas'.

En los últimos años, los hongkoneses han tomado las calles de forma masiva para preservar este estatus especial. Ya lo hicieron en 2014, con la llamada Revolución Paraguas, en la que muchos vieron la 'Primavera China' aunque finalmente fue desactivada. Las actuales protestas amenazaban con resucitar dicho movimiento en vísperas de los festejos por el 70º aniversario del Partido Comunista Chino (PCCh).

Además de pedir la retirada del proyecto de ley de extradición y la liberación de los detenidos por violencia, los manifestantes quieren una investigación independiente sobre la percepción de la brutalidad policial, la retirada de la palabra "motín" para describir las manifestaciones y el derecho del pueblo de Hong Kong a elegir a sus propios líderes. Las protestas han hecho que el presidente chino Xi Jinping se enfrente a su mayor desafío popular desde que llegó al poder en 2012.

Contador

Para leer más