Actualizado 22/06/2016 22:24 CET

El marido de Jo Cox defiende que el asesinato de la diputada "fue un acto de terror"

Brendan Cox, marido de la diputada Jo Cox
TOBY MELVILLE/REUTERS

LONDRES, 22 Jun. (Reuters/EP) -

El viudo de la diputada laborista Jo Cox ha sostenido que su asesinato el jueves pasado fue un "acto de terror" durante un acto de homenaje a su mujer este miércoles junto a cientos de personas en la céntrica Trafalgar Square de Londres.

Cox murió el jueves pasado tras ser disparada y apuñalada en la calle de su circunscripción en el norte de Inglaterra, un ataque que conmocionó al país y provocó una ola de compasión en todo el mundo por la parlamentaria, que anteriormente había trabajado para una ONG.

"El asesinato de Jo fue político. Fue un acto de terror diseñado para hacer avanzar una agenda de odio hacia los demás", ha sostenido Brendan Cox en un discurso entre lágrimas ante la multitud congregada en la céntrica plaza.

"Qué bonita ironía es que un acto diseñado para hacer avanzar el odio haya generado en lugar de ello tal efusividad de amor", ha subrayado.

El acto ha coincidido con el que habría sido el 42 cumpleaños de Cox y en el que también ha participado la Nobel de la Paz Malala Yousafzai, y a las 16:18 horas se ha guardado silencio como señal de respeto, un gesto que se ha emulado en otros puntos del planeta como Bruselas, Melbourne, Nairobi, Nueva York o Washington.

El asesinato de Cox ha cambiado abruptamente el tono de los últimos días de la campara para el referéndum de este jueves sobre la permanencia de Reino Unido en la UE. "Ella temía las consecuencias de que Europa se dividiera de nuevo, odiaba la idea de construir muros y se preocupaba por las dinámicas de que eso podría desencadenar", ha recordado Brendan Cox.

El acto ha incluido una ofrenda de flores por líderes religiosos de diferentes credos, música de la banda que tocó en su boda, y tributos en vídeo por parte del cantante Bono y de la hermana de Cox.

"La vida de Jo es una prueba de que un mensaje de paz es más poderoso que cualquier arma de guerra", ha defendido Malala, que en 2014 se convirtió en la galardonada con el Nobel de la Paz más joven por su trabajo en defensa de la educación para las niñas. "Una vez más los extremistas han fracasado", ha añadido.