Más de 100.000 desplazados por el conflicto de Marawi (Filipinas) no tienen casa a la que volver

Filipinas.- Más de 100.000 desplazados por el conflicto de Marawi (Filipinas) no tienen casa a la que volver
REUTERS / ELOISA LOPEZ
Publicado 22/05/2019 8:38:16CET

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

Más de 100.000 personas que abandonaron sus hogares en la ciudad filipina de Marawi, que llegó a estar controlada por un grupo terrorista afín a Estado Islámico, no tienen una casa a la que poder regresar dos años después de que comenzase el conflicto, ha alertado el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

La batalla contra el grupo Maute, que derivó en un asedio de cinco meses y acabó con la vida de más de mil personas, ha dejado también "profundas cicatrices" en una población que, en palabras del jefe de la delegación del CICR, Martin Thalmann, está "cansada y frustrada".

Han recibido la ayuda internacional, pero "quieren levantarse de nuevo y dejar de depender de la asistencia", ha subrayado Thalmann, en un comunicado con el que la organización ha querido recordar a quienes aún viven como desplazados, bien con familiares o en centros de evacuación y tránsito.

El CICR trabaja para ayudar a los desplazados a tener nuevas fuentes de ingreso y acceso a agua o saneamiento, así como para que puedan reencontrarse con quienes desaparecieron durante los combates. Sin embargo, la organización ha recordado que son las autoridades quienes tienen "la responsabilidad de proporcionar soluciones sostenibles para ayudar a la población de Marawi".

APOYO PSICOLÓGICO

"Las heridas que no sangran son las heridas que se convierten en cicatrices. Y esas son las más dolorosas porque siempre dejan algo a lo que mirar. Algo que traer recuerdos de lo que ocurrió", cuenta 'Mel', un vecino de la zona de 34 años que arrastra graves traumas derivados del conflicto.

El CICR lanzó en octubre un programa de apoyo psicosocial y salud mental con el que ha llegado ya a casi 700 personas, 47 de las cuales arrastraban secuelas como las de 'Mel'. "Necesitan apoyo sostenido para recuperarse del trauma causado por el conflicto, que ha afectado a su bienestar general", ha explicado Thalmann.

Por su parte, Save the Children ha aprovechado el segundo aniversario de la crisis para recordar que 1,8 millones de niños viven en zonas en conflicto de Mindanao. En los últimos dos años, esta ONG ha asistido a más de 22.000 menores afectados por el asedio a Marawi entregándoles ayuda de emergencia y brindándoles ayuda psicosocial.

Contador