El máximo representante del Gobierno chino en Hong Kong mantiene su apoyo a la líder hongkonesa

Publicado 11/07/2019 15:37:00CET
Carrie Lam, jefa del Gobierno de Hong Kong
Carrie Lam, jefa del Gobierno de Hong KongLiau Chung-Ren/ZUMA Wire/dpa

HONG KONG, 11 Jul. (Reuters/EP) -

Wang Zhimin, máximo representante del Gobierno de China en Hong Kong, ha mostrado su apoyo a la líder de la antigua colonia británica, Carrie Lam, tras las masivas protestas contra la ley de extradición que terminaron tumbando la norma.

Millones de personas han tomado las calles en Hong Kong durante el mes de junio en las que han sido las mayores y más violentas manifestaciones contra el dominio chino a propósito de la ley que hubiera permitido extraditar a territorio continental chino a personas arrestadas en Hong Kong.

Wang Zhimin, el director de la Oficina de Enlace del Gobierno Popular chino en Hong Kong, ha criticado la violencia de las protestas, incluida la movilización que terminó con el asalto de la Asamblea Legislativa el 1 de julio.

"Si consentimos delitos e incumplimientos de la ley, incluso los blanqueamos, los absolvemos o les damos apoyo, eso sería un flagrante desafío al Estado de derecho en Hong Kong, que finalmente dañaría los intereses de todo el pueblo de Hong Kong", ha afirmado.

"Por tanto, el Gobierno central apoya firmemente a la jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, y al Gobierno especial regional para que continúen gobernando de forma efectiva y activa marcando la diferencia de acuerdo con la ley y apoya firmemente a la Policía de Hong Kong en el cumplimiento de sus deberes de acuerdo con la ley", ha señalado Wang, en un acto a favor del Gobierno de Pekín en Hong Kong retransmitido en directo por la televisión.

En 1997, Reino Unido cedió a China el control de Hong Kong, que pasó a integrarse en su territorio como una región administrativa especial, con la promesa de que mantendría un alto grado de autonomía, aunque las autoridades chinas han aumentado en los últimos años el control en la antigua colonia británica.

Muchos ciudadanos de Hong Kong consideraban la ley de extradición como un paso más en el creciente control de Pekín en la antigua colonia británica.

Ante la fuerte oposición que generó la norma, la jefa del Gobierno hongkonés decidió suspenderla a mediados de junio y esta misma semana ha acabado por declararla como oficialmente "muerta". Lam, sin embargo, ha rechazado retirar el proyecto del trámite parlamentario, lo que ha provocado el enfado de los manifestantes.

Además de pedir la retirada de la norma, los manifestantes han reclamado la renuncia de Lam y la apertura de una investigación sobre el uso de la fuerza por parte de la Policía contra los manifestantes en una protesta el 12 de junio y la liberación de los detenidos.

Los analistas han señalado que, tras la gestión de la crisis por la ley de extradición por parte de Lam, su abandono del cargo, que requeriría la aprobación directa de Pekín, es solo una cuestión de tiempo.

Wang ha reiterado una típica declaración del Gobierno, señalando que unas "fuerzas extranjeras" están detrás de las protestas en Hong Kong y que solo un pequeño número de personas estaban dispuestas a dejarse utilizar para crear caos.

"Deberíamos dar al Gobierno de la región administrativa especial tiempo y espacio. Todo el mundo debería unirse y avanzar, ayudarse los unos a los otros y construir Hong Kong, nuestra casa común", ha concluido Wang.

Contador

Para leer más