Al menos 10 gendarmes burkineses mueren durante una emboscada cerca de la frontera con Malí

Actualizado 28/12/2018 22:25:58 CET

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Al menos una decena de gendarmes han muerto por una emboscada perpetrada por hombres no identificados en la provincia burkinesa de Sourou, frontera con Malí, en un nuevo episodio de la violencia ascendente que está registrando el país durante los últimos meses, según ha confirmado este viernes el Gobierno burkinés.

Según el Ministerio de Seguridad Pública, los fallecidos formaban parte de una unidad con la misión de neutralizar a los responsables de incendiar, la noche del miércoles, una escuela en la localidad de Loroni.

Mientras buscaban a los responsables durante una operación de rastreo a la mañana siguiente, los gendarmes fueron atacados en torno a la localidad en Dédougou. Además de los diez fallecidos, otros tres han resultado heridos leves.

"En estas dolorosas circunstancias, el Ministerio de Seguridad presenta sus más sentidas condolencias a las familias de las víctimas, a sus camaradas de armas y desea una pronta recuperación a los heridos", según el comunicado ministerial en Facebook.

La coalición yihadista Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes, rama de Al Qaeda en Malí, ha reclamado la autoría del ataque y lo ha descrito como una "emboscada compleja", según ha recogido SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas.

El grupo fue creado en marzo de 2017 a raíz de la unión bajo la égida de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) de los grupos Ansar Dine, el Frente de Macina y Al Murabitún, este último encabezado por el destacado yihadista argelino Mojtar Belmojtar.

La coalición yihadista opera principalmente en el norte de Malí, una región convulsa con presencia de tropas francesas desde la revuelta tuareg de 2013, que rápidamente fue secuestrada por grupos yihadistas, lo que provocó la intervención militar de París en su antigua colonia.

Burkina Faso se ha visto afectada por esta situación, hasta el punto de que miles de personas han escapado de sus hogares como resultado de ataques y represalias de las fuerzas de seguridad, según la ONG pro Derechos Humanos Human Rights Watch.

A principios de febrero de 2017, el G-5 del Sahel --integrado por Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger-- acordó formar una fuerza antiterrorista conjunta para hacer frente a la amenaza yihadista en la región.

Apenas unas semanas antes, la Autoridad de Liptako-Gourma, creada en 1970 por Níger, Burkina Faso y Malí, anunció su decisión de establecer una fuerza conjunta para hacer frente a la inseguridad en la zona fronteriza común.

Contador