Al menos un muerto por disparos de la Policía congoleña para dispersar a partidarios de un candidato opositor

Candidato opositor congoleño Martin Fayulu
REUTERS / STRINGER .
Publicado 12/12/2018 17:23:39CET

El opositor Martin Fayulu denuncia que habría tres muertos

KINSHASA, 12 Dic. (Reuters/EP) -

La Policía de República Democrática del Congo (RDC) ha disparado gases lacrimógenos y munición real por segundo día consecutivo este miércoles para dispersar a los partidarios del candidato presidencial opositor Martin Fayulu, matando al menos a una persona, según activistas locales.

El país celebra elecciones presidenciales el próximo 23 de diciembre y aunque la campaña en las tres últimas semanas ha sido bastante pacífica, los incidentes en la región de Katanga, en el sureste, han hecho temer que se repita la violencia que marcó la elecciones de 2006 y 2011.

La Policía en la localidad de Kalemie ha bloqueado el convoy de vehículos en el que viajaba Fayulu hacia un acto y ha comenzado a disparar al aire, según David Ngoy Luhaka, un sacerdote y miembro de la Comisión Diocesana para la Justicia y la Paz. Una mujer ha resultado alcanzada por una bala y ha fallecido posteriormente, ha añadido.

"Cuando Fayulu llegó al hotel Musalala, en Kalemie, fue parado por la Policía, que comenzó a disparar y lanzó gases lacrimógenos", ha indicado Ngoy. "Una mujer murió y todavía estamos contando los detenidos y heridos", ha añadido.

Rogatien Kitenge, un líder de la sociedad civil, ha confirmado que la Policía ha disparado munición real y gases lacrimógenos y que una mujer ha muerto.

Fayulu es uno de los dos principales líderes a los que se enfrenta el exministro de Interior, Emmanuel Ramazani Shadary, el candidato designado por el presidente, Joseph Kabila, ya que éste no puede optar a un nuevo mandato tras 18 años en el poder.

En declaraciones al portal Actualité.cd, Fayulu ha acusado al vicegobernador de Kalemie de haber organizado "una milicia armada" para atacar a su caravana y ha denunciado que habría al menos tres muertos. Según ha contado, a unos 600 metros del lugar donde finalmente ha celebrado su mitin, "jóvenes armados hasta los dientes han comenzado a disparar, la Policía ha huido", si bien su conductor finalmente ha conseguido escapar y llegar hasta el aeropuerto, pero otros miembros de su equipo han quedado bloqueados.

"He pedido a la MONUSCO (la misión de la ONU) que encuentre los medios para escoltarles. La MONUSCO me dice que ha pedido a un general que organice su seguridad para llevarlos hasta el aeropuerto", ha precisado el líder opositor.

OTROS DOS MUERTOS EL MARTES

Este martes, la Policía también disparó gases lacrimógenos y munición real para dispersar a los partidarios de Fayulu en Lubumbashi, la segunda ciudad del país, según defensores de los Derechos Humanos.

"En el camino desde el aeropuerto al lugar en el que Fayulu iba a dirigirse a la multitud la Policía comenzó a disparar gases lacrimógenos, agua caliente y otro líquido azul contra la población", ha contado el activista Jean-Pierre Muteba a Reuters sobre los incidentes del partes. "Yo mismo vi a dos personas gravemente heridas de bala", ha añadido.

La Asociación Congoleña para el Acceso a la Justicia (ACAJ) ha informado de que dos personas murieron en la violencia del martes, 43 resultaron heridas y 27 partidarios de Fayulu fueron detenidos.

La coalición opositora Lamuka, que respalda a Fayulu, ha denunciado que las acciones de la Policía "demuestran claramente que el presidente Kabila y su equipo se dan cuenta de que (...) van a perder las elecciones".

Entretanto, la representante especial de la ONU para RDC, Leila Zerrougui, ha expresado su preocupación por "la sucesión de incidentes graves que perturban el buen desarrollo de la campaña electoral" en el país. En concreto, su portavoz ha denunciado "los numerosos obstáculos" con que se están topando los candidatos opositores como ha ocurrido en Kindu y Lubumbashi y este miércoles en Kalemie.

En este sentido, Zerrougui ha lamentado "las pérdidas de vidas humanas" y solicitado a las autoridades congoleñas que adopten las medidas necesarias para evitar nuevos incidentes, recordando que corresponde al Estado "garantizar la seguridad del proceso electoral haciendo prueba de neutralidad y contención en el uso de la fuerza y respetando los principios de necesidad, proporcionalidad y legalidad".