Publicado 16/04/2021 20:55CET

Merkel y Macron exigen a Rusia que retire sus tropas de la frontera con Ucrania

Archivo - Angela Merkel y Emmanuel Macron
Archivo - Angela Merkel y Emmanuel Macron - John Macdougall/AFP Pool/dpa - Archivo

PARÍS, 16 Abr. (DPA/EP) -

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, han demandado este viernes al Gobierno de Rusia que retire sus efectivos militares de la frontera con Ucrania, durante la última reunión del llamado Cuarteto de Normandía.

Macron ha recibido este viernes en París a su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelensky, y ambos se han encontrado de manera virtual con Merkel, quien ha considerado "clave" la retirada de las tropas rusas para reducir la escalada de tensiones que sufre la región.

Por su parte, Zelensky se ha mostrado "dispuesto" a que los cuatro países que forman las negociaciones actúen de manera conjunta y ha recalcado que "la seguridad en el este de Ucrania" y la desocupación de sus territorios "son problemas que se resuelven en las reuniones", aunque en esta ocasión Rusia no ha sido invitada.

El presidente ucraniano ha comunicado a los medios que entre las cuestiones que se han abordado en la reunión han estado presente las violaciones del alto el fuego en Donbás y ha calificado la situación que se vive en la frontera de "brutal", con la muerte ya de una treintena de soldados en los últimos meses.

Zelensky, quien ha asegurado que Ucrania está preparada para afrontar cualquier tipo de escenario, ha denunciado las maniobras "desestabilizadoras" del Gobierno de Moscú, por lo que ha pedido a sus socios europeos medidas concretas, como un impulso a su entrada en la OTAN.

Mientras tanto, Rusia ha solicitado a Merkel y Macron que "usen su influencia" en Ucrania para mediar en el conflicto y hacerle llegar a Zelensky "la necesidad de un alto el fuego incondicional", ha remarcado el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Las autoridades ucranianas han criticado durante los últimos días a Rusia por el despliegue de militares en una zona cercana a la frontera común, lo que ha sido rechazado desde Moscú, que argumenta que puede trasladar a sus militares por su territorio sin cortapisas.

Los Acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y en febrero de 2015, sentaron las bases para una solución política al conflicto, pero no han derivado hasta ahora en el cese de la violencia. Las hostilidades han dejado hasta la fecha unos 13.000 muertos, según estimaciones de la ONU.

Contador