Michael Cohen, exabogado personal de Trump, condenado a tres años de cárcel

Michael Cohen llega al tribunal en Manhattan
REUTERS / JEENAH MOON
Actualizado 13/12/2018 7:55:43 CET

NUEVA YORK, 12 (Reuters/EP)

Michael Cohen, antiguo abogado personal del presidente estadounidense Donald Trump, ha sido condenado este miércoles a tres años de cárcel por su papel en el pago de dinero a mujeres para que ocultaran su supuestas relaciones con el magnate durante la campaña electoral de 2016 y por mentir al Congreso sobre un proyecto para construir una Torre Trump en Rusia.

El juez de distrito William Pauley, en Manhattan, ha condenado a Cohen a tres años por los pagos, que violaron la ley de financiación de campañas, y a dos meses por la declaración en falso ante el Congreso. Ambas sentencias se cumplirán de forma simultánea.

Durante la vista, Cohen --que llegó a decir que "recibiría un disparo" por Trump-- ha argumentado que su "lealtad ciega" le llevó a encubrir al presidente. El juez ha reducido así la posible sentencia de hasta cinco años a la que se exponía.

Como parte de la condena, el juez ha ordenado también al antiguo abogado de Trump que pague una multa de 500.000 dólares (unos 440.000 euros) y pague una restitución de cerca de 1,4 millones de dólares (alrededor de 1,2 millones de euros).

Cohen, de 52 años, se declaró culpable el pasado agosto de los cargos presentados por fiscales federales en Nueva York de que, justo antes de las elecciones de 2016, pagó a la actriz porno Stormy Daniels 130.000 dólares y ayudó a gestionar el pago de otros 150.000 a la antigua modelo de Playboy Karen McDougal para que ambas mujeres guardaran silencio sobre sus relaciones con Trump. El mandatario niega haber mantenido ninguna relación con ambas. Cohen también admitió un cargo por fraude bancario y fiscal.

Los fiscales argumentaron que los pagos violaron las leyes de financiación de campaña. Cohen dijo que los desembolsos fueron ordenados por Trump, implicando al presidente en una posible violación de esta ley.

La ley federal exige que se divulgue la contribución de "cualquier cosa de valor" a una campaña y que una donación individual no puede exceder los 2.700 dólares.

Por otra parte, el exabogado de Trump se enfrenta a otra pena por el cargo de mentir al Congreso presentado por el fiscal especial Robert Mueller, quien investiga la posible coordinación entre la campaña electoral de Trump y Rusia. Cohen también se declaró culpable de ese cargo el mes pasado.

Trump ha negado cualquier colusión con Rusia y ha acusado al equipo de Mueller de presionar a sus exasesores para mentir sobre él, sobre su campaña y sus negocios. Rusia ha negado las acusaciones estadounidenses de haber interferido en la elección para ayudar al republicano.

El mandatario defendió el lunes un pago de sobornos confirmado por Cohen, después de que los demócratas señalaran que el mandatario podría ser sometido a juicio y condenado si se demuestra que las transacciones supusieron una violación de la financiación de su campaña.

"No hubo colusión (con Rusia), así que ahora los demócratas van detrás de una simple transacción privada, describiéndola erróneamente como una contribución de campaña, lo que no fue", dijo en mensajes en su cuenta en la red social Twitter.

Así, señaló que "en caso de que fuera (una contribución de campaña) sería un caso civil, como el de Obama, pero fue hecho de forma correcta por un abogado y ni siquiera habría multa".

"Responsabilidad del abogado si cometió un error, no mía", ha manifestado, antes de recalcar que "Cohen está intentando lograr una reducción de sentencia". "¡Caza de brujas!", remachó.

"Desde el punto de vista del presidente, era para proteger a su familia", ha afirmado el abogado personal de Trump y exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani.

La reacción de Trump llega después de que documentos judiciales generaran un renovado interés por los pagos realizados por su abogado personal a dos mujeres durante la campaña electoral de 2016 para que no hablaran de sus relaciones con el entonces candidato.

POSIBLE JUICIO POLÍTICO

El domingo, el legislador Jerrold Nadler, que presidirá el Comité Judicial cuando los demócratas se hagan con el control de la Cámara de Representantes el próximo mes, dijo que si se demuestra que los pagos violaron las leyes de financiación de la campaña sería una ofensa susceptible de un juicio político.

Su homólogo demócrata en el Comité de Inteligencia, Adam Schiff, afirmó que el mandatario podría ser acusado y "enfrentarse a la perspectiva real de la cárcel", según Reuters.

Este año, Trump reconoció haber abonado a Cohen los 130.000 dólares pagados a Stormy Daniels. Con anterioridad había negado tener conocimiento alguno sobre los pagos.

El propio Mueller afirmó el viernes que Cohen le había proporcionado a su oficina "información útil vinculada con ciertos asuntos relacionados con Rusia en su investigación, que obtuvo en virtud de su contacto regular" con la compañía de bienes raíces de Trump durante la campaña 2016.

Los demócratas y otros críticos de Trump temen que el nuevo fiscal general en funciones Matthew Whitaker, leal a Trump, pueda despedir a Mueller o socavar la investigación al cortar su financiación. Los prominentes republicanos en el Congreso insisten en que no hay peligro de interferencia.

En su discurso ante el tribunal este viernes, Mueller dijo que Cohen confesó que en noviembre de 2015 un ciudadano ruso no identificado se acercó a él afirmando ser una "persona de confianza" en Rusia. Dicho contacto ocurrió durante las discusiones sobre un posible hotel con el nombre de Trump en Moscú