Actualizado 23/01/2022 16:20

Militares burkineses amotinados piden el cese de la cúpula de Inteligencia

Imagen de archivo de un militar de Burkina Faso
Imagen de archivo de un militar de Burkina Faso - DRACORIUS WHITE / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Militares amotinados desde esta madrugada en varios cuarteles de Burkina Faso, incluida una base militar de la capital del país, Uagadugú, han asegurado que no están persiguiendo un golpe de Estado y en realidad exigen el cese inmediato de la cúpula de la Agencia Nacional de Inteligencia por su incapacidad en la lucha contra el yihadismo que azota desde hace años al país.

Fuentes militares del medio Courrier Confidentiel han confirmado que los amotinados solicitan también "la formación del personal adaptada a la amenaza", una revalorización de las bonificaciones que reciben por luchar en el frente de combate y mejor atención para los heridos y las familias de los fallecidos.

Se esclarecen en parte así los motivos que han provocado los tiroteos registrados desde primera hora de este domingo en cuarteles militares de la capital, Uagadugú, y de otras ciudades del país, precisamente un día después de una gran manifestación contra el presidente del país, Roch Marc Christian Kaboré como gesto de repulsa por la inestabilidad y la violencia reinantes.

Esta mañana, el Gobierno burkinés desmentía que los tiroteos formaran parte del inicio de un golpe de Estado y aseguraba, a través del portavoz Alkasum Maiga y del ministro de Defensa, el general Aimé Barthélémy Simporé, que la situación estaba bajo control.

Los militares amotinados han declarado que en ningún momento han solicitado la salida del poder del presidente y su cese no forma parte "por el momento" de las reivindicaciones. No obstante, las mismas fuentes del Courrier Confidentiel han recibido el aviso de los amotinados de que "esta situación podría cambiar" si perciben que el Gobierno está ignorando sus demandas.

MANIFESTANTES SALEN A LAS CALLES PARA APOYAR A LOS AMOTINADOS

La revuelta de los militares ha sido secundada por grupos de personas que han salido a las calles de la capital, donde han levantado barricadas y atacado una sede del partido del Gobierno, el Movimiento Popular para el Progreso.

"El presidente debe irse porque hay demasiado mal gobierno. Cuando dices la verdad, mañana acabas prisión. Estamos hartos. Apoyamos a los militares, porque queremos que los militares tomen el poder", ha declarado un manifestante bajo condición de anonimato en comentarios recogidos por Burkina24.

A lo largo de la mañana, grupos de manifestantes han prendido fuego a la sede de campaña del MPP en el barrio de Nonsin, según han podido atestiguar los periodistas del portal de noticias. De momento el Gobierno no se ha pronunciado sobre este ataque.

Estas protestas repiten las ocurridas el sábado, cuando cientos de personas exigieron la dimisión del presidente en una convocatoria realizada por un movimiento de la sociedad civil llamado Sauvons le Burkina ("Salvemos a Burkina") y que había sido prohibida por motivos de seguridad.

El mismo grupo había realizado otra protesta prohibida a finales de noviembre de 2021 contra el fracaso del gobierno para detener los ataques de grupos armados afiliados a Estado Islámico y Al Qaeda. La marcha se saldó con decenas de heridos.

La violencia prosigue incesante en el país a pesar de los esfuerzos del Ejército; un derramamiento de sangre que alcanzó un punto álgido en noviembre del año pasado, cuando fueron perpetrados dos atentados terroristas en las localidades de Inata y Foubé. El primero dejó al menos 53 fallecidos, la inmensa mayoría agentes de Policía. Otros diez civiles y nueve militares fallecieron en Foubé el 22 de noviembre, en un asalto achacado a milicias islamistas.

Casi 12.000 personas fueron desplazadas por la violencia durante dos semanas de diciembre, según la ONU, mientras que Kaboré se ha pasado las últimas semanas intentando manejar como puede una crisis que se está extendiendo a su gabinete, como demostró el mes pasado al reemplazar a todo el Gobierno y nombrar a Lassina Zerbo como nuevo primero ministro del país.

De hecho, a principios de enero, las autoridades burkinesas arrestaron a ocho militares, incluido un comandante de alto rango, en relación con un presunto complot para "desestabilizar" las instituciones del país.

Más información