Mogherini y el vicepresidente turco se reúnen en Palermo para explorar una mejora de las relaciones

Federica Mogherini
REUTERS / PIROSCHKA VAN DE WOUW
Publicado 13/11/2018 13:30:54CET

BRUSELAS, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y el vicepresidente turco, Fuat Oktay, se han reunido este martes en los márgenes de la reunión internacional sobre Libia en Palermo para hablar de una mejora en las relaciones bilaterales y de la ayuda europea para los refugiados sirios en Turquía.

"Han discutido la voluntad mutua de mejorar la relación bilateral entre la Unión Europea y Turquía", ha explicado el servicio diplomático europeo en un escueto comunicado al término de la reunión. Las relaciones entre el bloque comunitario y Ankara se han deteriorado en los últimos años por la represión y el retroceso democrático en Turquía por las medidas del Gobierno de Recep Tayyip Erdogan en respuesta al fallido golpe de Estado en 2016 y la subsiguiente reforma constitucional para dar plenos poderes al mandatario.

Los Veintiocho han evitado romper por completo las negociaciones de adhesión con Turquía, que 'de facto' están congeladas --algo defendido abiertamente solo por Austria--, para no poner en peligro la cooperación clave de Ankara para frenar la inmigración a Europa y la lucha contra el terrorismo, pero sí han recortado y reorientado ayudas para Ankara, para dirigirlas a la población y áreas para mejorar el Estado de Derecho.

La jefa de la diplomacia europea también ha tenido ocasión de abordar con el vicepresidente turco la ayuda europea para los refugiados en Turquía y las principales crisis regionales y han acordado seguir "en estrecho contacto" de cara al futuro para abordar las cuestiones de interés y preocupación común, en beneficio de ambas partes.

Este martes, el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea (ECA, por sus siglas en inglés) ha alertado en un informe de que no es posible identificar --por culpa de Ankara-- a los beneficiarios finales de las ayudas europeas prometidas a Turquía para los refugiados sirios por su rechazo a facilitar los datos y ha admitido que hay dudas de que todas las ayudas lleguen a los beneficiarios. Además, ha concluido que la mitad de los proyectos humanitarios auditados sobre el terreno no han logrado los resultados esperados.

"Ni la Comisión ni el Tribunal de Cuentas han sido capaces de rastrear los beneficiarios de los proyectos desde su registro hasta el pago y para un auditor esto es una situación grave", ha explicado en rueda de prensa la miembro del Tribunal de Cuentas de la UE y responsable del documento, Bettina Jakobsen, que no ha querido aclarar si ven justificado el rechazo de las autoridades turcas a facilitar los datos de los beneficiarios finales por sus normas de protección de datos, como alega Ankara.

"Podemos ver que el dinero va a los refugiados, pero no podemos decir que todo el dinero va ahí. Hay un riesgo", ha precisado, insistiendo en que la Comisión deberá tratar de negociar con Turquía el "pleno acceso" a los datos de cara al segundo tramo de ayuda de otros 3.000 millones de euros prometidos por la UE a Ankara para los refugiados a cambio de mantener su cooperación para frenar la inmigración a Europa a través del Egeo.

Jakobsen ha insistido en que los auditores deben poder "seguir el flujo del dinero desde la cuna hasta la tumba" y ha reconocido que las principales dudas se dan respecto a los dos programas de asistencia en metálico --30 euros mensuales para comprar bienes de primera necesidad a través de una tarjeta de débito-- a los que se ha destinado 1.100 millones de euros, aunque ha puesto en valor que las agencias de la ONU hayan puesto en marcha "controles internos adicionales para mitigar estos errores".