Publicado 04/10/2017 22:55CET

Moreno busca un mecanismo jurídico que le permita nombrar a un nuevo vicepresidente

Lenín Moreno
REUTERS / STRINGER .

QUITO, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha revelado este miércoles que ha pedido a los abogados del Gobierno que busquen un mecanismo jurídico que le permita nombrar un sustituto para el vicepresidente, Jorge Glas, que ha quedado "inhabilitado" por su detención a causa del escándalo de corrupción de Odebrecht.

"Le he pedido al equipo de abogados que me proporcione el mecanismo a implementar para suplir esa ausencia", ha dicho Moreno en un encuentro con los medios de comunicación en el Palacio de Carondelet, según ha informado la agencia de noticias oficial ANDES.

En Ecuador, el presidente no puede cesar al vicepresidente porque los dos son elegidos en las urnas. Según la Constitución, solo podrá ser sustituido si dimite, si la Asamblea Nacional lo destituye previo juicio político o si es condenado por los tribunales de justicia.

Sin embargo, en este caso Moreno cree que Glas "está inhabilitado para poder cumplir con su función" después de ser detenido por su presunta implicación en el caso Odebrecht. "Una persona encarcelada no puede cumplir su función", ha sostenido.

La Fiscalía ha acusado a Glas, que durante los últimos años ha estado a cargo de sectores estratégicos, y a otros 17 empresario y antiguos miembros del Gobierno de Rafael Correa de asociación ilícita con la empresa Odebrecht para obtener dinero a cambio de adjudicar a la constructora brasileña contratos públicos en Ecuador.

Glas, que tiene una estrecha relación de amistad con Correa, ha defendido su inocencia y, lejos de dimitir, se ha cogido dos meses de vacaciones para resolver su situación legal, que atribuye a una vendetta política de Moreno.

Aunque Moreno y Glas concurrieron juntos a las elecciones del 19 de febrero y el 2 de abril, su relación se enfrió cuando el presidente comenzó a distanciarse de los postulados de Correa, de quien fue vicepresidente durante la mayor parte de su década en el Gobierno.

La tensión estalló el pasado mes de agosto, cuando Moreno, desprovisto de facultades constitucionales para echar a Glas, decidió dejarle sin competencias para apartarle 'de facto' del Gobierno, en un gesto muy criticado por Correa, que vive alejado de la política en Bélgica.

Para leer más