MSF alerta: Algunos migrantes atrapados en Trípoli están tan desesperados que "piensan en quitarse la vida"

Libia.- MSF alerta: Algunos migrantes atrapados en Trípoli están tan desesperados que "piensan en quitarse la vida"
SARA CRETA/MSF - Archivo
Publicado 09/05/2019 17:08:31CET

La ONU denuncia un ataque directo contra una ambulancia presuntamente obra de las fuerzas de Haftar

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha advertido este jueves de la situación desesperada en la que se encuentran los alrededor de 3.000 migrantes y refugiados que han quedado atrapados en los centros de detención en Trípoli, hasta el punto de que algunos "piensan en quitarse la vida".

"Hemos recibido informes cada vez más angustiosos de personas en un centro de detención que se encuentran en tal estado de desesperación que han considerado quitarse la vida, o ya lo han hecho", ha señalado el coordinador general de MSF en Libia, Sam Turner, subrayando que "estas personas están suplicando que alguien les ayude".

Los migrantes y refugiados detenidos "son incapaces de huir y buscar seguridad" ante los combates que se vienen registrando desde el pasado 4 de abril en el marco de la ofensiva lanzada por el general Jalifa Haftar para hacerse con el control de la capital, donde tiene su sede el Gobierno reconocido internacionalmente.

"Saben que están atrapados ahí, saben que fuera de esas puertas no hay opciones mejores para ellos" ya que pueden escuchar los combates, los proyectiles y los bombardeos en los alrededores de los centros de detención, ha incidido Turner.

Los equipos de MSF han observado el impacto adicional en la salud mental de los detenidos que están teniendo los combates, con una mayor sensación de ansiedad y miedo entre muchos pacientes.

"Escuchamos el estruendo de las armas. A veces las paredes tiemblan. Así vivimos", ha contado a MSF Abraham, uno de los migrantes y refugiados recluidos en los centros de detención gestionados por el Gobierno libio en la capital y sus alrededores. "Cuando hay combates es todo muy difícil. Aquí también hay niños. Lo que pedimos es que nos evacuen de aquí, de esta trampa", ha añadido.

En uno de los centros de detención, ha precisado el responsable de MSF, "hay 500 personas que no tienen agua" mientras que "también hay problemas con el suministro de alimentos" puesto que era el Gobierno el que se encargaba de abastecer a dichos establecimientos por lo que algunos detenidos llevan días sin comer. "La situación es cada vez peor con el paso de las semanas", ha añadido.

HAY QUE EVACUAR A LOS DETENIDOS

Así las cosas, Turner ha responsabilizado a la comunidad internacional por "la situación actual en Libia" y por ello ha defendido que debe ser esta la que ofrezca "con urgencia espacios para la evacuación humanitaria de refugiados y migrantes fuera de Libia para que puedan escapar de este conflicto".

MSF ha advertido de que esta "urgente evacuación humanitaria" solo puede realizarse si países seguros como España y otros estados miembro de la UE ofrecen refugio a estas personas, un llamamiento que también ha formulado el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

"Los riesgo son simplemente inaceptables en este punto", advirtió este miércoles el enviado especial de ACNUR para el Mediterráneo Central, Vincent Cochetel, tras conocerse que un bombardeo aéreo había impactado a 100 metros del centro de detención de Tajura, donde hay 500 migrantes y refugiados recluidos.

"Las personas dentro de los centros de detención en Trípoli se enfrentan a peligros cada vez mayores, lo que hace que sea vital que les traslademos inmediatamente fuera de la línea de peligro", reclamó el responsable de ACNUR.

ATAQUES CONTRA PERSONAL MÉDICO

Por otra parte, MSF ha defendido que "el personal médico y humanitario debe ser respetado y protegido en cualquier circunstancia". Precisamente, la ONU ha denunciado este jueves un ataque contra una ambulancia blindada en el que viajaba el director de los Servicios Médicos de Emergencias y Ambulancias ocurrido la víspera en la zona de Twaisha, en el barrio de Qasr bin Gashir.

En el ataque, presuntamente obra de miembros de las fuerzas de Haftar, el director resultó herido de carácter críticos mientras que otros dos trabajadores sanitarios resultaron heridos.

La coordinadora humanitaria de la ONU para Libia, Maria Ribeiro, ha condenado el "abominable" y ha dejado claro que "no debería tolerarse". "Aquellos que ordenaron y perpetraron este ataque deben asumir la responsabilidad legal y moral por este cruel acto", ha reclamado en un comunicado.

"Este ataque contra una ambulancia con logos visibles es una sorprendente e intolerable violación del Derecho Internacional Humanitario", ha afirmado por su parte el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Libia, Syed Jaffar Husain. "Este ataque no solo hirió a personal clave, sino que la ambulancia fue sustraída, privando con ello a los pacientes de atención futura", ha lamentado.

Según el último balance de la ONU, al menos 23 civiles han muerto y 58.000 se han visto desplazados desde que comenzó la ofensiva de Haftar. En total, según la OMS, ha habido más de 400 muertos y más de 2.000 heridos.

Contador

Para leer más