Actualizado 02/07/2022 20:18

Muere a los 93 años Miguel Etchecolatz, uno de los principales represores de la dictadura argentina

Archivo - El represor argentino Miguel Etchecolatz
Archivo - El represor argentino Miguel Etchecolatz - CARLOS CERMELE/TÉLAM/EF - Archivo

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El que fuera director de Investigaciones de la Policía de Buenos Aires, Miguel Etchecolatz, condenado por delitos de lesa humanidad durante la dictadura argentina, ha muerto este sábado a los 93 años de edad en una clínica privada donde estaba internado desde hace varias semanas por problemas de salud.

Etchecolatz, considerado como uno de los principales ejecutores de la dictadura fue condenado a nueve cadenas perpetuas por delitos de lesa humanidad que incluyen secuestros, asesinatos, torturas, desapariciones y robo de bebés.

La muerte del represor ha sido confirmada por la abogada Guadalupe Godoy ante el Tribunal Oral Federal N°5. Godoy era una de las abogadas que estuvo al frente de la querella contra el represor en la causa por la desaparición en 2006 de Jorge Julio López, albañil cuyo testimonio contra Etchecolatz, al que describió como "un asesino en serie sin compasión", resultó fundamental durante el proceso.

Durante la dictadura, Etchecolatz ejerció como jefe directo de los al menos 21 centros clandestinos de detención que hubo en la Provincia de Buenos Aires en los años de la dictadura.

"Falleció Etchecolatz, sin decir adónde están", ha lamentado Godoy en su cuenta de Twitter sobre los aproximadamente 30.000 desaparecidos de la dictadura.

El represor cumplía todas sus condenas en la Unidad Penal que funciona en Campo de Mayo, a pesar del último fallo de la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal que le había otorgado el estado de arresto domiciliario.

REACCIONES

La asociación Abuelas de Plaza de Mayo ha recordado que Etchecolatz "mantuvo el pacto de silencio hasta el último día" y murió sin decir "la verdad sobre el destino" de muchos desaparecidos. "Se lleva la verdad sobre el destino de nuetrxs hijxs y nietxs, pero logramos justicia y memoria para sostener el #NuncaMas", ha apuntado la asociación que lidera Estela de Carlotto a través de Twitter.

Desde Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida ha destacado que Etchecolatz falleció "sin arrepentirse de todos los crímenes que cometió y sin decir nada sobre Julio López" y consideró que "jamás va a descansar en paz".

En la misma línea, Rubén López, hijo de Jorge Julio López, lamentó que el represor "haya muerto sin decir dónde están" muchos de los desaparecidos durante la última dictadura cívico militar.

Desde el oficialismo, el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, ha indicado que la muerte de Etchecolatz es un ejemplo de "quienes se mueren sin mostrar jamás arrepentimiento" y así "se llevan a la tumba la información sobre el destino de los cuerpos o de los niños apropiados". Etchecolatz murió "en nuestro país, condenado y preso en cárcel común", aunque "el delito lo sigue perpetrando".

Mientras, Myriam Bregman, diputada nacional del Frente de Izquierda (FIT), ha destacado que "Etchecolatz estuvo en una cárcel común hasta el último de sus días". "Logramos que se lo condene por genocidio. Nunca dijo el destino de Clara Anahí Mariani ni de los desaparecidos y se le garantizó impunidad en la desaparición de Julio López", ha señalado.

Para Juan Cabandié, ministro de Ambiente y nieto restituido, "los genocidas se siguen muriendo sin revelar sus secretos, sin decirnos dónde están ni qué hicieron con nuestros familiares y compañeros desaparecidos. Ni olvido ni perdón".

Para Victoria Montenegro, diputada porteña y también nieta restituida, "Etchecolatz fue uno de los torturadores más nefastos de la dictadura". "Entre tantos crímenes, responsable de la desaparición de Julio López. Hoy murió condenado como lo que fue, un asesino repudiado por el pueblo", ha destacado.

Más información