Netanyahu afirma que al menos seis países consideran trasladar sus embajadas a Jerusalén

Publicado 19/04/2018 23:57:44CET
REUTERS / RONEN ZVULUN - Archivo

JERUSALÉN, 19 Abr. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha asegurado este jueves que al menos seis países están considerando trasladar sus embajadas a Jerusalén tras la decisión de Estados Unidos en este sentido.

"Con el objetivo de promover la paz (...) trasladen aquí sus embajadas", ha dicho Netanyahu durante un acto con diplomáticos extranjeros en Jerusalén con motivo del 70º aniversario de la independencia del país.

Durante el mismo, ha aplaudido la decisión de Guatemala de trasladar su legación diplomática y ha dicho "estar contento por poder decir que al menos media docena de países están hablando seriamente sobre trasladar sus embajadas a Jerusalén".

Asimismo, ha dicho que las primeras diez embajadas que sean reubicadas en Jerusalén recibirán "tratamiento preferente", sin explicar las implicaciones.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha afirmado este mismo jueves que la decisión de Estados Unidos de trasladar su Embajada a Jerusalén "destruye" la solución de dos estados.

Erekat ha sostenido que la determinación de Washington de "violar el Derecho Internacional de esta manera flagrante" supone "una amenaza para la seguridad, la paz y la estabilidad de Oriente Próximo y el mundo".

Asimismo, ha resaltado que el Gobierno israelí "ha planeado desde 2009 destruir estratégicamente la solución de dos estados y reemplazarla por un sistema de Apartheid", según ha informado la agencia palestina de noticias WAFA.

El mandatario estadounidense, Donald Trump, anunció el 6 de diciembre el cambio a Jerusalén de la sede diplomática en Israel, dinamitando con ello el único punto de consenso en la comunidad internacional sobre el conflicto entre israelíes y palestinos: que el estatus de la ciudad santa debía decidirse en un eventual diálogo de paz.

Un total de 128 países se manifestaron en contra de este movimiento en una votación de la Asamblea General de Naciones Unidas, pese a lo cual Estados Unidos y sus aliados han seguido adelante con sus planes. Israel considera zanjada la cuestión de la capitalidad de Jerusalén.