Publicado 15/12/2021 17:19CET

La OIM comienza a vacunar contra la COVID-19 a 7.500 migrantes en Yemen

Un migrante etíope en Yemen recibe la vacuna contra la COVID-19 n una instalación de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).
Un migrante etíope en Yemen recibe la vacuna contra la COVID-19 n una instalación de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). - OIM / MAJED MOHAMMED

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha comenzado este miércoles una campaña de vacunación contra la COVID-19 para migrantes varados en Yemen, que busca inmunizar a unas 7.500 personas en sus instalaciones en las ciudades de Adén y Marib.

La jefa de la misión de la OIM, Christa Rottensteiner, ha explicado que "inmunizar a ciudadanos en tránsito es clave para combatir la propagación de la COVID-19".

Naima Mohamed, un migrante etíope que ha recibido la vacuna en Adén, ha contado a la OIM que un familiar suyo murió de COVID-19 el año pasado. Desde entonces, ha acudido con frecuencia a las instalaciones de la agencia de la ONU para aprender sobre las medidas de protección, como el lavado frecuente de manos y el uso de mascarilla. "Ahora que estoy vacunado, estoy más protegido", ha señalado.

Se estima que unos 36.000 migrantes se han quedado varados en Yemen debido a las restricciones impuestas sobre la movilidad y cerca de 3.500 de ellos están concentrados únicamente en Marib. Muchos de ellos duermen hacinados y en condiciones poco sanitarias, donde el virus puede propagarse muy rápido.

"La vacunación contra la COVID-19 es todavía más crucial en lugares como Marib, donde el conflicto en curso continúa debilitando las instalaciones sanitarias e interrumpiendo la cadena de suministro de medicinas", ha puntualizado Rottensteiner, que sin embargo ha lamentado que aún no hay suficientes dosis para proteger a los yemeníes de la enfermedad. Por ello, ha pedido "más apoyo" a la comunidad internacional.

"Hasta ahora, la pandemia ha tenido graves consecuencias sobre la salud, el bienestar y los ingresos de los yemeníes. La COVID-19 ha estimulado las múltiples crisis ya presentes en el país asiático desde que el conflicto estalló en 2015. Hasta esta semana, las autoridades sanitarias yemeníes han constatado más de 10.000 contagios en el país, aunque es difícil calcular el impacto real de la enfermedad sobre la población debido a las limitaciones existentes.

El conflicto de Yemen ha generado la peor crisis humanitaria del mundo. La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) estima que el 80 por ciento de la población yemení, 24 millones de personas, necesitan asistencia humanitaria.

Para leer más