La ONU alerta de que Zimbabue se encuentra al borde de la hambruna y pide la retirada de las sanciones

Publicado 29/11/2019 8:02:55CET
Vendedor de pan en una calle de Harare (Zimbabue)
Vendedor de pan en una calle de Harare (Zimbabue) - REUTERS / PHILIMON BULAWAYO - Archivo

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

La relatora especial de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, Hilal Elver, ha alertado de que Zimbabue se encuentra al borde de la hambruna y ha pedido que se retiren las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea contra el país africano.

"No puedo expresar cuán urgente es esta situación", ha indicado Elver tras una visita de diez días al país. "Más del 60 por ciento de la población de un país que fue una vez considerado el trigal de África presenta ahora inseguridad alimentaria", ha aseverado, según recoge un comunicado de Naciones Unidas.

"En las zonas rurales, cerca de 5,5 millones de personas se enfrentan ahora a la inseguridad alimentaria a medida que las lluvias y las condiciones medioambientales erráticas ejercen un impacto negativo sobre el ganado y las cosechas", ha aseverado. Así, ha explicado que en las áreas urbanas, "unas 2,2 millones de personas sufren esta inseguridad debido a la falta de acceso a los servicios mínimos, lo que incluye agua potable y sanidad".

Estas cifras han sido descritas como "horribles" por Elver, que ha advertido de que debido a factores como la pobreza, el desempleo, la corrupción, la falta de estabilidad de los precios y las sanciones económicas, la crisis "está empeorando".

"En base a lo que he podido ver durante esta misión (...) las sanciones económicas empeoran las desigualdades inexistentes y no tienen un impacto real sobre sus verdaderos objetivos", ha afirmado. "Pido urgentemente que se acabe con estas sanciones", ha aclarado.

Por otra parte, ha pedido al Gobierno de Zimbabue que cumpla con sus obligaciones en materia de Derechos Humanos y ha instado a reformar el sistema de agricultura del país. "Si hay una buena gestión es posible sobrevivir incluso en los periodos de sequía", ha aseverado.

Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto desde 2001 sanciones financieras y restricciones de viaje a altos cargos del régimen zimbabuense y del partido gubernamental ZANU-PF por la supuesta comisión de abusos de los Derechos Humanos y fraude electoral. El Gobierno mantiene que estas sanciones son la respuesta occidental a la expropiación de terrenos propiedad de agricultores blancos.

Mientras los seguidores del partido gubernamental ZANU-PF se manifestaban contra las sanciones, el principal partido opositor, Movimiento por el Cambio Democrático, ha dicho que las sanciones no son la causa de la crisis económica que vive el país.

El grupo regional Comunidad de Desarrollo del Sur de África (SADC) se ha sumado al llamamiento del Gobierno de Zimbabue para que se ponga fin a las sanciones contra el régimen de Harare.

Mientras el Ejecutivo de Harare difundía su discurso y sus documentales en medios oficiales, las embajadas de Estados Unidos y de la UE han recurrido a las redes sociales para tratar de contrarrestar el discurso gubernamental en contra de las sanciones.

Contador