27 de febrero de 2020
 
Publicado 16/01/2019 15:51:39CET

La ONU denuncia casi 900 muertos en una ola de violencia intercomunitaria en el oeste de RDC

Michelle Bachelet
REUTERS / DENIS BALIBOUSE - Archivo

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Al menos 890 personas murieron en tan solo dos días de violencia intercomunitaria en el oeste de República Democrática del Congo (RDC) el pasado mes de diciembre, de acuerdo con la información que ha recabado la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

Según ha informado el organismo este miércoles, al menos 890 personas murieron entre el 16 y el 18 de diciembre en cuatro localidades del territorio de Yumbi, en la provincia de Mai-Ndombe, en enfrentamientos entre las comunidades banunu y batende.

Además de los fallecidos, otras 82 personas habrían resultado heridas en los ataques, si bien la oficina de la ONU cree que "el número real de víctimas sería mayor". Durante la ola de violencia, 465 viviendas y edificios fueron quemados o saqueados, incluidas dos escuelas, un centro de salud, un mercado y la oficina de la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI).

Como resultado de la violencia, buena parte de la población de las localidades afectadas se vio desplazada, incluidos unos 16.000 habitantes que buscaron refugio cruzando el río Congo hacia el país vecino del mismo nombre, según el comunicado de la oficina que dirige Michelle Bachelet.

Ante estas circunstancias, el Alto Comisionado ha iniciado una investigación, que se suma a la abierta por las autoridades judiciales congoleñas, a las que la oficina de Bachelet ha ofrecido también su asesoramiento y apoyo.

"Es crucial que esta sorprendente violencia sea investigada de forma rápida y exhaustiva y que los autores sean llevados ante la justicia", ha reclamado Bachelet.

Según la Alta Comisionada, además de garantizar la justicia a las víctimas, es esencial "evitar nuevos episodios de violencia intercomunitaria y atajar la ira y los sentimientos de gran injusticia que de lo contrario podrían llevar a ciclos repetidos de violencia entre comunidades".

El estallido de violencia en Yumbi provocó el aplazamiento hasta marzo de las elecciones presidenciales, parlamentarias y regionales que se celebraron el pasado 30 de diciembre en RDC.