La ONU denuncia la muerte de 669 niños por la violencia en Birmania y pone el foco en las Fuerzas Armadas

Niños rohingyas jugando en un campo de refugiados de Bangladesh
REUTERS / MOHAMMAD PONIR HOSSAIN
Publicado 16/11/2018 16:14:44CET

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ONU ha denunciado las "graves violaciones" de los Derechos Humanos sufridas por los niños en distintas zonas de Birmania y ha estimado que al menos 669 menores han fallecido entre julio de 2017 y agosto de 2018, en su mayoría rohingyas que habrían sufrido la represión de las Fuerzas Armadas en el estado de Rajine.

Así figura en un informe de la representante especial del secretario general de Naciones Unidas para niños y conflictos armados, Virginia Gamba, y que viene a confirmar los patrones de abusos que ya han recogido otras investigaciones, a pesar de las reiteradas negativas del Gobierno birmano a permitir un acceso pleno a Rajine y a otros estados de conflicto como Kachin y Shan.

Durante los 14 meses analizados, 669 niños perdieron la vida y 39 sufrieron la mutilación de algunos de sus miembros, en su mayoría rohingyas. De estas víctimas, sólo se han podido "verificar" al cien por cien 220 de los casos y en todos ellos el Tatmadaw (nombre oficial de las Fuerzas Armadas birmanas) figura como responsable directo.

La investigación ha cifrado en "miles" los abusos cometidos contra la infancia y que incluyen, además de asesinatos e amputaciones, casos de violaciones y otras formas de violencia sexual. La ONU calcula que al menos 41 niños han sufrido este tipo de abusos --la cifra podría ser "mucho mayor"-- y apunta que los ocho incidentes verificados también son atribuibles a Tatmadaw.

Gamba ha denunciado las "horribles" violacions de los derechos de los niños y ha recordado que, para proteger a la infancia, también es necesario el "acceso a la información". "Insto a las autoridades (de Birmania) a proporcionar un acceso pleno a la ONU y a sus socios (...) a todas las partes del país", ha reclamado.

La representante ya visitó Birmania en mayo y aprovechó para exponerle personalmente al Gobierno sus preocupaciones por lo que podría haber pasado y seguiría pasando en Rajine, un estado del que han huido desde finales de agosto de 2017 más de 700.000 personas.

Gamba ha apelado igualmente a la rendición de cuentas, recordando que hay 448 militares expedientados por el reclutamiento y uso de niños en el marco del conflicto. La ONU trabaja también para formar a militares birmanos de cara a prevenir futuros casos.

Naciones Unidas, ha añadido, "sigue decidida a trabajar con todas las partes para poner fin a las graves violaciones contra los niños y garantizar que se cumplen las condiciones para un retorno voluntario, seguro, digno y sostenible de los refugiados" que actualmente están en Bangladesh.

Contador