La oposición sopesa romper el diálogo con el Gobierno tras la muerte de un preso político en Nicaragua

Nicaragua.- Una coalición opositora condena la muerte de un opositor en prisión y llama a la "desobediencia civil"
REUTERS / OSWALDO RIVAS - Archivo
Publicado 20/05/2019 20:43:13CET

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia está sopesando romper definitivamente el diálogo con el Gobierno de Daniel Ortega, que busca zanjar la crisis política en Nicaragua, tras la muerte de Eddy Montes, considerado un preso político, durante un motín en la cárcel de Tipitapa.

Según ha informado el diario nicaragüense 'La Prensa', la delegación de la Alianza Cívica no ha acudido a la reunión prevista para este lunes en Managua y, en cambio, ha celebrado un cónclave interno para decidir si continúa con el diálogo.

La causa, de acuerdo con el rotativo local, es el caso de Montes, de 57 años, acusado de terrorismo por "el ataque que tuvo lugar el 15 de mayo contra la Unidad Policía Nacional 'Leonardo Mendoza', en la ciudad de Matagalpa, en el que resultaron heridos cuatro agentes", según el relato del Ministerio de Interior.

Sin embargo, para la Alianza Cívica, Montes es uno de los "presos políticos" cuya liberación es una de las exigencias que ha planteado para continuar las conversaciones con el Gobierno. Ortega liberó a 150 presos en un gesto de buena voluntad y se comprometió a liberarlos a todos, pero aún no lo ha hecho.

Algunas fuentes opositoras cifran en cerca de 600 los "presos políticos" del Gobierno nicaragüense, si bien las partes han consensuado una lista con 232 nombres que deberían ser excarcelados antes del 18 de junio, fecha tope acordada en el diálogo.

Montes murió el pasado jueves, cuando "un grupo de presos que se abalanzó contra personal penitenciario forcejeando con uno de los centinelas con claras intenciones de quitarle el arma reglamentaria y atentar contra la vida de los funcionarios". El agente en cuestión disparó "en defensa propia" hiriendo de muerte a Montes, señala Interior.

A ello se suma la desaparición de Zayda Hernández, activista nicaragüense que participó en el diálogo como miembro de la Alianza Cívica. Fue vista por última vez en la madrugada del viernes "caminando frente a la presencia de un fuerte contingente policial" junto a la Catedral de Managua.

"Exigimos una respuesta, al cumplirse ya más de 48 horas de su desaparición", dijo la Alianza Cívica el domingo. En la misma línea, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha indicado que "es responsabilidad del Estado nicaragüense esclarecer la desaparición de Zayda Hernández".

El Gobierno de Ortega ha cargado contra la Alianza Cívica por ausentarse de la sesión del 20 de mayo. "Por décimo tercera vez no acuden a esta cita con los acuerdos que Nicaragua demanda. Una vez más no cumplen con su palabra", ha dicho la delegación gubernamental en un comunicado recogido por el diario oficial El 19 Digital.

CRISIS POLÍTICA

La crisis estalló en abril de 2018. Comenzó con protestas por una polémica reforma de la seguridad social que crecieron rápidamente hasta exigir la "democratización" de Nicaragua, en lo que ha sido el mayor desafío a Ortega en sus quince años de gobierno.

Más de 300 personas murieron y otras cientos fueron detenidas. Expertos del sistema interamericano que viajaron al país para constatar la situación interna han recomendado en un informe juzgar a Ortega por los crímenes de lesa humanidad cometidos en la represión de las protestas.

El líder sandinista ofreció entonces un diálogo nacional que fracasó por su negativa a convocar elecciones anticipadas. El pasado mes de febrero, las partes acordaron retomar las conversaciones y celebraron las primeras reuniones.

Contador

Para leer más