27 de febrero de 2020
 
Actualizado 26/06/2018 21:49:27 CET

El opositor Moise Katumbi asegura que volverá a RDC en dos meses para presentar su candidatura a las elecciones

Moise Katumbi, líder opositor congoleño
REUTERS / KENNY KATOMBE - Archivo

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El líder opositor de República Democrática del Congo (RDC) Moise Katumbi ha prometido este martes volver al país africano en dos meses para presentar su candidatura a las elecciones previstas para el mes de diciembre.

La oficina de Katumbi denunció el 15 de junio que las autoridades del país le habían cancelado el pasaporte, dos días después de ser interceptado en el aeropuerto de Bruselas tras llegar desde Israel.

Katumbi, un empresario millonario y ex gobernador de la provincia productora de cobre de Katanga, es considerado el principal candidato de la oposición en las elecciones pero lleva dos años en el exilio, desde que la Fiscalía le acusara de contratar mercenarios extranjeros. Fue sentenciado el mes siguiente a tres años de prisión por fraude inmobiliario.

A finales de mayo, Katumbi y Félix Tshisekedi --líder de la Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDPS) desde la muerte el año pasado de su padre, el histórico líder opositor Etiene Tshisekedi-- desvelaron que habían unido fuerzas y estaban sopesando una candidatura de unidad a la Presidencia.

"Mi deseo es trabajar con todos, sea Jean-Pierre Bemba, Tshisekedi, Vital Kamerhe o cualquier líder de la oposición. Necesitamos una oposición unida antes de las elecciones", ha sostenido Katumbi, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

Así, ha aplaudido la decisión del Tribunal Penal Internacional (TPI) de liberar a Bemba por crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra en República Centroafricana (RCA) y ha desvelado que le visitó varias veces cuando estuvo encarcelado.

Las tensiones políticas se han recrudecido en el país después de que Joseph Kabila, que ocupa la Presidencia desde 2001, se negase a renunciar al cargo una vez que había expirado formalmente su actual mandato en diciembre de 2016, a raíz de un acuerdo con parte de la oposición para aplazar las elecciones.

Los constantes retrasos han sumido el país en el caos y en la violencia política, que se ha cobrado las vidas de decenas de personas y causado que partes del país hayan acabado en manos de insurgentes que han amenazado con seguir la lucha hasta que el presidente abandone el poder.

La oposición ha denunciado desde entonces que el presidente está intentando aferrarse al poder más allá de su mandato. Kabila niega dichas acusaciones, si bien se ha negado a descartar que vaya a intentar enmendar la Constitución para suprimir los límites de mandatos que le impiden optar a la reelección.