O.Próximo.- El nuevo ministro de Economía palestino pide el fin del boicot y más ayuda a los palestinos

Actualizado 17/03/2007 15:21:16 CET

RAMALA (CISJORDANIA), 17 Mar. (EP/AP) -

El nuevo Gobierno palestino no será capaz de funcionar a la larga a menos que la comunidad internacional levante su boicot y aumente su asistencia, advirtió hoy el próximo ministro de Economía, el respetado economista Salam Fayyad, en declaraciones a Associated Press, admitiendo que no tiene garantías de que el boicot será aliviado.

Fayyad dijo que espera que se le dé la oportunidad de reunirse con responsables extranjeros para explicar la situación financiera de los palestinos. "Nos enfrentamos a una seria crisis financiera", subrayó, insistiendo en que "sin la ayuda de la comunidad internacional, no será posible que mantengamos nuestras operaciones".

Según Fayyad, las sanciones impuestas al Gobierno de Hamás tras su llegada al poder en enero de 2006 desmantelaron su mayor logro como ministro de Economía bajo el mandato del fallecido Yasir Arafat: el establecimiento de una única Hacienda para poner el gasto público bajo control.

"Intentaremos hacerlo lo mejor posible para restaurar el sistema y repararlo", afirmó Fayyad durante una pausa de la sesión del Parlamento que deberá aprobar al nuevo Gobierno de coalición. "El sistema ha sufrido mucho por los intentos de 'saltarse' al Gobierno" en el envío de ayuda por parte de los donantes a la población palestina, añadió.

Asimismo, dijo que intentará equilibrar el presupuesto. El mes pasado, el Banco Mundial advirtió en un informe de que el gasto público era insostenible, incluso antes de las sanciones, debido a la continuada expansión del funcionariado.

"La principal prioridad es intentar situar las finanzas de la Autoridad Palestina en un camino más sostenible, pero necesitamos un periodo de tiempo, unos pocos meses, para trabajar sobre el plan financiero (...) para reducir nuestras necesidades de asistencia externa", afirmó Fayyad.

"Sin embargo, en el futuro próximo, bajos a necesitar una considerable cantidad de asistencia extranjera para financiar los gastos actuales", añadió. "Si no conseguimos el apoyo que se necesita, y lo antes posible, se puede esperar que continúe empeorando la ya de por sí difícil condición económica en Palestina", concluyó.