Organizaciones de DDHH cuestionan los indultos a implicados en la guerra de Costa de Marfil

Publicado 08/08/2018 9:13:26CET
REUTERS / THIERRY GOUEGNON

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Organizaciones defensoras de los Derechos Humanos han criticado la decisión del presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, de conceder el indulto a cientos de personas vinculadas a la guerra civil desatada tras la celebración de las elecciones de 2010, entre ellas la mujer del exmandatario Laurent Gbagbo.

El rechazo de Gbagbo a su derrota electoral desencadenó un conflicto que duró cinco meses y se cobró unas 3.000 vidas. El expresidente tiene un proceso abierto en el Tribunal Penal Internacional, pero el proceso judicial contra su mujer, Simone, se ha desarrollado enteramente en Costa de Marfil.

La ex primera dama fue condenada en 2015 por ofensas contra el Estado a 20 años de cárcel y en 2017 quedó absuelta de crímenes de guerra y contra la Humanidad. El actual presidente la incluyó esta semana en una lista de 800 personas que se beneficiarán de un plan de amnistía pese a sus vínculos con la guerra.

La amnistía deja fuera a 60 militares y milicianos vinculados directamente a delitos de sangre, pero once ONG han unido sus voces para recordar que durante estos últimos años "muchas más" personas han sido acusadas de crímenes de Humanidad y de guerra, entre ellas altos mandos de los dos bandos implicados en el conflicto.

"Después de siete años de procesamientos judiciales que han implicado a cientos de víctimas y a supuestos responsables, que solo 60 personas se enfrenten a la justicia no solo es una decisión arbitraria, sino una falta de respeto a las víctimas", han lamentado las organizaciones, entre ellas Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional.

En este sentido, han recordado que el Derecho Internacional y varios tratados suscritos por Costa de Marfil obligan a investigar y juzgar delitos graves como los cometidos en el marco del conflicto y han apelado a los compromisos expresados por el propio Ouattara, que prometió depurar responsabilidades tras asumir el poder.

Las ONG han advertido de que, "si el Gobierno marfileño renuncia a sus reiterados compromisos para procesar crímenes de guerra y contra la Humanidad, abrirá la vía para procesamientos ante tribunales nacionales e internacionales, que prohíben las amnistías para los crímenes más graves".

"La historia de Costa de Marfil demuestra que la impunidad puede perpetuar la violencia política y los abusos de Derechos Humanos. De cara a las elecciones presidenciales de 2020, una amnistía por los peores crímenes de la crisis postelectoral de 2010 y 2011 enviaría el peligroso mensaje de que los líderes políticos que desencadenen atrocidades pueden evitar el castigo", han añadido.