La OTAN pone a prueba sus capacidades de inteligencia

Actualizado 28/05/2014 10:53:23 CET

El ejercicio busca contribuir a una capacidad conjunta a finales de 2016

   BRUSELAS, 28 May. (EUROPA PRESS) -

   Unos 2.000 militares de 18 países aliados, incluidos España, Estados Unidos y Reino Unido, han participado en las mayores maniobras de la OTAN en Noruega que arrancaron el 18 de mayo y concluyen este miércoles para poner a prueba la Fuerza de Intervención Rápida aliada en alerta en 2016 y, especialmente, las capacidades de vigilancia, reconocimiento e inteligencia para contribuir al objetivo de una capacidad conjunta en este terreno a finales de 2016.

   Las capacidades de vigilancia, reconocimiento e inteligencia son claves para permitir a los comandantes militares sobre el terreno tomar las mejores decisiones en el menor tiempo posible y de hecho es una de las capacidades deficitarias entre los aliados, tal y como puso de relieve la operación en Libia bajo mando de la OTAN que contribuyó a la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011.

   El ejercicio, bautizado como Visión Unificada 2014, tiene por objetivo precisamente mejorar y poner a prueba la capacidad de la OTAN de recabar información y reunir inteligencia de distintas fuentes -del espacio, el aire, tierra y mar_ y en distintas fases de un conflicto y sobre todo ofrecer una visión completa a los comandantes a partir de distintos activos multinacionales.

   El escenario en el que se han desarrollado las maniobras contempla una crisis humanitaria por el flujo de refugiados masivos que cruzan las fronteras y actividades de terrorismo en el país vecino y la capacidad de respuesta ante la denuncia de refugiados sobre tropas no identificadas cuyas intenciones plantean una amenaza.

   Aproximadamente, participan 2.000 militares de 18 países de la OTAN -España, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica, Canadá, República Checa, Estonia, Grecia, Hungría, Italia, Lituania, Países Bajos, Polonia, Rumanía, Turquía y Noruega_ que aportan desde satélites, aviones, incluidos aparatos no tripulados o 'drones' del tipo Predator, Global Hawk, Hunter y Raven y aviones de alerta temprana AWACS, buques, sensores terrestres e inteligencia humana. También se han puesto a prueba técnicas especiales para buscar a terroristas en áreas densas.

EJERCICIO MÁS AMBICIOSO

   El responsable del ejercicio, teniente coronel del Ejército del Aire estadounidense Matt Biewer, ha asegurado que se trata del "ejercicio más ambicioso" que han realizado los aliados y ha confiado en que "muchas" de las capacidades puestas a prueba contribuirán a la Fuerza de Intervención Rápida de la OTAN en 2016 y facilitarán "la capacidad de la Alianza de reaccionar rápido a contingencias".

   "Hemos creado un entorno operativo exigente para probar la capacidad de nuestros sensores, arquitectura y procedimientos para garantizar inteligencia capaz de dirigir operaciones sobre el terreno", ha explicado.

Para leer más