La OTAN pone a prueba su defensa colectiva en su mayor despliegue desde el fin de la Guerra Fría

Jens Stoltenberg a su llegada a la cumbre de la OTAN
REUTERS / PAUL HANNA - Archivo
Actualizado 25/10/2018 11:04:24 CET

BRUSELAS, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La OTAN pondrá a prueba a partir hoy  en Noruega su capacidad de respuesta colectiva a un ataque contra un aliado en el marco de las mayores maniobras de la Alianza Atlántica desde el fin de la Guerra Fría 'Trident Juncture 2018'.

En total, los 29 aliados, Suecia y Finlandia han desplegado unos 50.000 militares, 65 barcos, 250 aviones y 10.000 vehículos para las maniobras, que se prolongarán hasta el 7 de noviembre.

España desplegará para las maniobras unos 2.000 militares del Ejército de Tierra, Armada y del Aire y aportará un grupo Táctico Mecanizado (GTMZ) y un grupo ISTAR de inteligencia, reconocimiento, adquisición de objetivos y vigilancia) integrados en la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad de la OTAN -la punta de lanza de la Fuerza de Respuesta Rápida aliada--, así como seis aviones de combate F-18 y un avión de transporte C-295 y las fragatas 'Cristóbal Colón' y 'Navarra' y el buque 'Cantabria', según ha informado el Ministerio de Defensa.

"Trident Juncture envía un mensaje claro a nuestras naciones y a cualquier adversario potencial. La OTAN no busca la confrontación, pero estamos listos para defender a todos los aliados de cualquier amenaza", ha asegurado en rueda de prensa el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, que ha recordado que Estados Unidos desplegará algunas de sus "capacidades más valiosas" y ha incidido en que las maniobras "demuestran la fortaleza duradera del vínculo trasatlántico".

Estados Unidos desplegará alrededor de 18.000 militares, muchos de ellos marines, incluido el portaaviones 'US Harry S. Truman' y su grupo de ataque, compuesto por barcos y aviones.

En las maniobras se simulará un ataque enemigo a un país aliado y se pondrá a prueba la capacidad de respuesta aliada en virtud del artículo 5 del Tratado de la OTAN, la cláusula de defensa colectiva, además de ponerse a prueba las cibercapacidades.

"El ejercicio pondrá a prueba nuestra capacidad para restablecer la soberanía de un aliado, en este caso Noruega, tras una agresión armada", ha explicado el noruego, que ha precisado que las maniobras también pondrán a prueba la capacidad de los aliados para enviar refuerzos de soldados y equipos desde Norteamérica y por toda Europa y permitirá, también, probar y certificar la Fuerza de Respuesta Rápida de la OTAN para 2019.

Stoltenberg ha precisado que los militares desplegados intercambiarán roles de fuerzas agresoras y defensoras entrando desde el norte y el sur en Noruega, aunque una parte "importante" de las maniobras se desarrollarán en el mar.

"El Atlántico es vital para la seguridad de Europa, el comercio global y las comunicaciones y también es una ruta crucial para los refuerzas entre Norteamérica y Europa", ha remachado el noruego, que ha dejado claro el compromiso de la OTAN en "asegurar el Atlántico".

ENORME DESAFIO LOGÍSTICO Y TRANSPARENCIA

Stoltenberg ha admitido el "enorme desafío logístico" que ha implicado el ejercicio y ha precisado que desde agosto se han necesitado unos 180 vuelos y 60 barcos para trasladar el personal y equipos en 27 puntos diferentes de Noruega.

El secretario general de la OTAN ha dejado claro que "la OTAN es una alianza defensiva" y ha sido "transparente" con sus maniobras, de las que han informado a Rusia, mientras que Moscú "no ha notificado ningún ejercicio desde el fin de la Guerra Fría" y, en todo caso, ha celebrado que tanto Rusia como Bielorrusia han aceptado enviar observadores al ejercicio.