Oxfam alerta de los problemas de acceso en Burkina Faso, donde la situación "va de mal en peor"

Mujeres con sus hijos en Burkina Faso
PABLO TOSCO/OXFAM INTERMÓN - Archivo
Publicado 10/02/2019 9:48:35CET

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

"De mal en peor", así es como está evolucionando la situación en Burkina Faso donde la creciente inseguridad está teniendo un enorme impacto en los medios de vida de la población y está dificultando cada vez más el acceso a las organizaciones humanitarias que tratan de asistir a la cifra cada vez mayor de personas necesitadas de ayuda, advierte Oxfam.

"La situación humanitaria es bastante preocupante", reconoce el responsable del programa para la generación de resiliencia y acción humanitaria de la ONG, Marc Koboré. Los frecuentes ataques por parte de grupos yihadistas "están poniendo a prueba el entorno de seguridad", añade, como lo demuestra el hecho de que desde enero 2018 se contabilizaron 288 incidentes de seguridad, 137 de ellos solo en la región del Sahel --la más afectada en el norte--, en los que han muerto 290 personas.

Desde que comenzó 2019 se han producido nuevos ataques y esta misma semana las fuerzas de seguridad han llevado a cabo varios operativos en el norte del país en los que han muerto casi 200 terroristas, según han informado las autoridades burkinesas. Además, también se produjo una ola de enfrentamientos intercomunitarios en Yirgou que se saldaron con 49 muertos y miles de desplazados.

Según los últimos datos de la ONU, actualmente, hay unos 83.000 desplazados internos mientras que 1,2 millones de personas necesitarán ayuda humanitaria urgente en 2019, una cifra que supone un 20 por ciento más que hace un año. Además, en este contexto de creciente inseguridad, el presidente, Roch Marc Christian Kaboré, decretó a finales de diciembre el estado de emergencia en buena parte del país.

Para Koboré, "la situación está evolucionado de mal en peor", como queda de manifiesto por el creciente número de desplazados. Pero los ataques también están afectando al trabajo de las ONG. "El acceso humanitario es cada vez más preocupante", denuncia, subrayando que el pasado fin de semana fueron secuestrados en el norte del país cuatro trabajadores de la Cruz Roja Burkinesa.

Pero sobre todo está afectando los medios de vida de la población. "Los ataques contra la población en días de mercado y contra ciertos comerciantes ha contribuido a ralentizar el sistema económico", explica a Europa Press el responsable de Oxfam. "Algunos mercados del interior cada vez están menos aprovisionados", añade.

Por otra parte, el mercado de ganado en Burkina Faso "es uno de los mayores es uno de los mayores de la región pero "está sufriendo una muerte dulce debido a la inseguridad", lamenta Koboré, que resalta que a esto hay que añadir la inseguridad alimentaria.

INSEGURIDAD ALIMENTARIA

Aunque este año ha habido una cosecha "relativamente buena" a nivel nacional, más de 3,7 millones de burkineses, o lo que es lo mismo el 21 por ciento de la población, se enfrentarán a problemas de acceso a alimentos, incluidos "676.200 que necesitarán ayuda alimentaria urgente en el periodo de carestía que va de junio a agosto". En el caso de la región de Sahel, habrá más de 230.000 personas en inseguridad alimentaria.

Así las cosas, Oxfam está centrando su actuación en ofrecer asistencia alimentaria y nutricional tanto a los desplazados como a las familias más vulnerables dentro de las comunidades de acogida, con la distribución de cupones, dinero en efectivo y ayuda alimentaria. Asimismo, también está trabajando en materia de agua y saneamiento, lo que pasa por la construcción de letrinas en ls zonas donde residen los desplazados.

Según Koboré, otro de los problemas al que se enfrentan las organizaciones humanitarias es "la falta de fondos para cubrir las necesidades de los desplazados internos, de los hogares más vulnerables y de sus rebaños".

Así las cosas, el responsable de Oxfam apela a la comunidad internacional a "tomar en serio el problema de seguridad en Burkina Faso y trabajar en la resolución de las causas fundamentales" de la situación.

Asimismo, reclama que se permita el acceso a las organizaciones humanitarias y que haya más fondos para los desplazados y las comunidades de acogida, así como para atender a los pastores desplazados y sus rebaños.

Contador