El Parlamento de Filipinas aprueba la ley que conferirá autonomía a la minoría musulmana en Mindanao

Publicado 30/05/2018 13:18:52CET

MANILA, 30 May. (Reuters/EP) -

Filipinas ha dado este miércoles un paso más para poner fin a décadas de conflicto en la isla de Mindanao, después de que el Parlamento haya aprobado la ley que en último término permitirá la autonomía para la minoría musulmana en el país.

Los diputados de la Cámara Baja han aprobado por 227 votos a favor, once en contra y dos abstenciones la Ley Básica Bangsamoro (BBL), considerada clave para forjar una paz duradera con los rebeldes separatistas y atajar el creciente extremismo islamista en la región más pobre y peligrosa del país.

La ley es el resultado del acuerdo de paz de 2014 entre el Frente Moro Islámico de Liberación (MILF) y el Gobierno para poner fin a casi 50 años de conflicto que ha dejado más de 120.000 muertos y dos millones de desplazados.

El texto recoge el proceso para establecer un territorio autoadministrado en una zona normalmente conocida como Bangsamoro (nación de los moros), en la que viven unos 4 millones de personas, en su mayoría musulmanes.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, que fue alcalde de una ciudad en el sur de la isla durante 22 años, ha subrayado la importancia de que la ley saliera adelante y la certificó este martes como urgente para conseguir que fuera aprobada antes del receso de la cámara a partir de 2 de junio.

El Senado, de 22 miembros, ha prometido a Duterte que aprobará su versión pronto, antes de que un panel de ambas cámaras combine ambos borradores en una versión para la aprobación final del presidente. La anterior Administración se topó con numerosos obstáculos y fracasó en su intento de sacar adelante la ley, fomentando el resentimiento y la desconfianza entre muchos musulmanes.

Duterte ha advertido de que otro fracaso podría ser desastroso y beneficiar a los grupos extremistas como Estado Islámico, que inspiró al Grupo Maute a tomar la ciudad de Marawi durante cinco meses el año pasado. La batalla por Marawi fue la mayor registrada en Filipinas desde la Segunda Guerra Mundial y ha generado preocupación por la posibilidad de que Estado Islámico pueda convertir Mindanao en su base de operaciones para el sureste asiático.

Cientos de personas murieron en Marawi, más de 350.000 se vieron desplazadas y la mitad de la ciudad quedó en ruinas. La ley marcial sigue en vigor en Mindanao a raíz de dichos acontecimientos. Aunque algunos de los milicianos que lucharon en Marawi eran antiguos miembros del MILF, el grupo ha denunciado el islam radical y tiene buenas relaciones con Duterte.

Mindanao, una isla del tamaño de Corea del Sur, es la región más subdesarrollada de Filipinas, pero alberga la mayoría de sus minas de níquel y sus mayores campos de frutas, además de contar con amplias franjas de tierra que el Gobierno quiere convertir el plantaciones de palma.

Una vez promulgada la ley, Bangsamoro tendrá su propio ejecutivo, legislativo y poderes fiscales, pero el Gobierno central seguirá supervisando los asuntos de defensa, seguridad, exteriores y política monetaria.

Para leer más