El Parlamento sudanés recorta seis meses el estado de emergencia declarado por Al Bashir

Sudán.- Un partido opositor denuncia que Sudán ha prohibido su rueda de prensa t
REUTERS / MOHAMED NURELDIN ABDALLAH - Archivo
Publicado 11/03/2019 17:08:15CET

JARTUM, 11 Mar. (Reuters/EP) -

El Parlamento de Sudán ha aprobado este lunes reducir de un año a seis meses el estado de emergencia declarado por el presidente del país, Omar Hasán al Bashir, en respuesta a las mayores movilizaciones sociales y políticas contra el Gobierno en décadas.

Al Bashir declaró el 22 de febrero el estado de emergencia durante un periodo de un año y anunció la disolución del Gobierno federal y los gobiernos regionales, además de otras medidas adicionales desveladas el lunes para hacer frente a la ola de protestas contra él.

El vicepresidente del Parlamento sudanés, Ahmed Attiyani, ha explicado que algunos diputados han expresado sus duda sobre el estado de emergencia por la merma de libertades, en particular teniendo en cuenta que el año próximo deberán celebrarse elecciones presidenciales.

En cualquier caso, el Parlamento podría prorrogar el estado de emergencia cuando se aproxime la fecha de caducidad de la medida, que amplía las competencias de las fuerzas de seguridad para poder registrar inmuebles, restringir el movimiento de los ciudadanos y el transporte público, detener sin orden judicial y apropiarse de bienes durante las investigaciones.

En los días siguientes a la declaración del estado de emergencia Al Bashir anunció otra serie de medidas restrictivas como la creación de tribunales de excepción en todo el país. La oposición denuncia que más de 800 personas han sido juzgadas en este tipo de tribunales.

"Rechazamos por completo la emergencia. Estas medidas no detendrán la movilización popular", ha destacado el líder del opositor Partido del Congreso Sudanés, Omar al Digair.

El país vive sumido en una profunda crisis política desde el inicio de las protestas, el pasado 19 de diciembre. Las manifestaciones se han sucedido casi a diario en medio de un clima de crisis económica y han exigido la marcha de Al Bashir, a quien responsabilizan de la situación.

Al Bashir ha responsabilizado de las protestas a "agentes" extranjeros y ha retado a sus rivales a tratar de llegar al poder a través de las urnas. Asimismo, ha advertido de que no permitirá ninguna Primavera Árabe, en alusión a la ola de protestas que sacudió Oriente Próximo y el norte de África en 2011.

Las autoridades reconocen 33 muertos en las protestas contra el mandatario, que llegó al poder en 1989 mediante un golpe de Estado. Sin embargo, las organizaciones independientes apuntan a que la cifra podría ser mucho mayor.

Sobre Al Bashir pesa una orden de arresto del Tribunal Penal Internacional (TPI) por genocidio y crímenes contra la Humanidad por los presuntos abusos cometidos en la provincia de Darfur. Hasta ahora se ha librado del procesamiento al evitar su detención viajando sólo a países aliados.

Contador

Para leer más