Publicado 28/01/2021 15:11CET

Los partidos de los opositores Katumbi y Bemba se unen a la nueva coalición liderada por el presidente de RDC

El presidente de RDC, Felix Tshisekedi
El presidente de RDC, Felix Tshisekedi - MICHAEL BROCHSTEIN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los partidos de los destacados opositores Moise Katumbi y Jean-Pierre Bemba han anunciado su decisión de unirse a la Unión Sagrada, la nueva coalición política encabezada por el presidente de República Democrática del Congo (RDC), Félix Tshisekedi, en medio de un pulso entre el mandatario y el expresidente Joseph Kabila.

Juntos por el Cambio de Katumbi y el Movimiento de Liberación del Congo (MLC) de Bemba han formalizado su adhesión ante el Parlamento, fortaleciendo la posición de Tshisekedi tras el cese de la presidenta del Parlamento, Jeanine Mabunda, y la aprobación de la moción de censura contra el primer ministro, Sylvestre Ilunga, ambos aliados de Kabila.

Mabunda, aliada de Kabila, fue destituida en una votación celebrada en la Asamblea Nacional tras dos días de enfrentamientos entre partidarios de Tshishekedi y de Kabila en las dependencias del Parlamento. Tras ello, los aliados del presidente presentaron una moción de censura contra Ilunga, aprobada el miércoles sin su presencia, dado que denunció una "maniobra política".

Según las informaciones recogidas por la emisora Radio France Internationale, los representantes de los partidos de Katumbi y Bemba trasladaron su decisión al senador Modeste Bahati Lukwebo, quien hizo la labor de enlace en el marco de los contactos por parte de la Unión Sagrada para ampliar su bancada en la Asamblea Nacional.

"Estamos involucrados en el proceso de constitución de esta mayoría en el marco de la Unión Sagrada. Hemos venido a hablar con el informador (Lukwebo) para confirmarle nuestra adhesión al proceso de constitución de esta nueva mayoría", ha dicho de Dieudonné Bolengetenge, en nombre del partido de Katumbi, que cuenta con 37 escaños.

Asimismo, Mohamed Bole, miembro de la delegación del MLC y sus aliados, ha recalcado que los 22 diputados del bloque "se unen a la Unión Sagrada". "¿Qué buscamos? Seguridad, paz para el pueblo congoleño. Reformas para que haya unas elecciones tranquilas", ha argumentado.

Tanto Katumbi como Bemba fueron los primeros en apoyar la iniciativa de Tshisekedi tras la ruptura de la alianza entre el bloque parlamentario del Frente Común por el Congo (FCC) de Kabila y la coalición Dirección para el Cambio (CACH) del presidente del país africano.

Tshisekedi, hijo del histórico líder opositor congoleño Etienne Tshisekedi, se hizo con la victoria en las elecciones presidenciales celebradas en diciembre de 2018, sucediendo así a Kabila tras dos años de aplazamientos electorales y ante la imposibilidad de que el exmandatario se presentara a un nuevo mandato.

Pese a que en un momento la oposición había acordado un frente unido en torno a la candidatora de Martin Fayulu, Tshisekedi rompió el acuerdo y se presentó por su cuenta, lo que dividió a los opositores, incluidos Katumbi y Bemba. Posteriormente, Fayulu denunció fraude en las elecciones para arrebatarle la victoria.

Así, la victoria electoral de Tshisekedi se vio empañada por las denuncias de Fayulu, en el marco de un supuesto acuerdo para permitir a los fieles de Kabila controlar el Parlamento, como finalmente ocurrió, lo que dejaba al presidente atado durante su mandato a la espera de que el exmandatario decidiera si concurre a las urnas en 2023.