Actualizado 15/05/2007 22:31 CET

Portugal.- El inglés Robert Murat, primer imputado en la desaparición de Madelaine pero en libertad

LISBOA, 15 May. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

El ciudadano británico Robert Murat es el primer imputado en la investigación de la pequeña Madeleine y está en libertad vigilada, es decir, no podrá abandonar el país, tendrá que notificar si cambia de residencia a la Policía y tendrá que comparecer periódicamente en la comisaría más cercana, confirmó hoy la Policía Judicial de Portimao, en el sur del Portugal.

Las autoridades explicaron que durante el día de ayer el sospechoso fue interrogado durante alrededor de 14 horas, así como otras dos personas cercanas a él, una pareja compuesta por una alemana y un portugués. También se registraron cinco viviendas para recoger información y se incautó diverso material.

Sin embargo, no se recogieron pruebas que permitieran detener al sospechoso y someterlo a un interrogatorio judicial, por ello abandonó las instalaciones de la policía en calidad de imputado y con las medidas cautelares de control de identificación y residencia, explicó la policía en rueda de prensa.

La identidad del imputado no fue confirmada por la policía oficialmente, que se limitó a decir que era un varón, de 33 años, estatura media y cabello castaño claro corto. Sin embargo, extraoficialmente confirmó que se trata de Robert Murat, un ciudadano británico de 33 años que reside en Casa Liliana, propiedad de su madre, Jennifer Murat, de 71 años, con la que vive, y que está a unos 100 metros del complejo hotelero Ocean Club, del que desapareció la pequeña Madeleine hace 12 días.

La policía indicó que las investigaciones siguen adelante y que "parte de las diligencias en curso están relacionadas con la informaciones e investigaciones realizadas ayer". El comisario Alipio Ribeiro, afirmó que "no hay indicaciones seguras", pero toda la operación del día de ayer, "permitieron seguir una pista importante, con más pruebas sobre la desaparición".

Robert Murat, hijo de padre portugués, está divorciado y tiene una hija de cuatro años que vive con su ex mujer en Inglaterra, fue denunciado a las autoridades lusas por la periodista británica Lori Campell, del 'Sunday Mirror', porque le llamó la atención el comportamiento del ciudadano inglés durante los primeros días de investigación, en los que al parecer se ofreció como traductor. La periodista explicó que le resultó extraño que "no hablase mucho de la niña, pero sobre todo, que no hablase de lo que la policía estaba haciendo y como iba la investigación".

Madeleine, que cumplió cuatro años el sábado, desapareció el jueves 3 de mayo del cuarto del apartotel en el que dormía con sus hermanos mellizos, mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano. La policía portuguesa desplegó un dispositivo sin precedentes para encontrar a la pequeña. La solidaridad ha llegado desde todos los rincones del mundo, pero desde su país ya se han ofrecido en total más de 4 millones de euros de recompensa, por encontrar pistas fiables que lleven a su paradero.