Actualizado 08/02/2007 20:55 CET

Portugal.- El mal tiempo puede convertirse en aliado del 'no' en el referéndum sobre el aborto del domingo

LISBOA, 8 Feb. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

Los movimientos a favor del 'sí' y del 'no' al aborto están consumiendo sus últimos cartuchos en la recta final de la campaña del referéndum del próximo domingo en Portugal, pero a última hora se les ha sumado un nuevo protagonista, el mal tiempo, que puede aumentar la abstención y previsiblemente beneficiar a los defensores del 'no', tal como ocurrió en la consulta de hace nueve años.

El Instituto Nacional de Meteorología anunció hoy las previsiones para el fin de semana y el domingo se esperan fuertes vientos y lluvias en todo el país, lo que podría contribuir de forma importante a que se registre una elevada abstención, algo que quieren evitar todos los movimientos, el Gobierno y el presidente de la República. Todos han insistido en la necesidad de ir a votar, independientemente del voto.

Pero, aunque no es beneficiosa para nadie, mucho menos lo es para los defensores del 'sí', tal como se demostró en la consulta de 1998 en la que se realizaba la misma pregunta que ahora: "¿Está de acuerdo con la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo si es realizada, por opción de la mujer, en las primeras 10 semanas, en un establecimiento de salud legalmente autorizado?".

En esa ocasión la abstención fue del 68,2% y, aunque el resultado no fue vinculante, ganó el 'no' con un 50,5%, en contra de todos los sondeos que daban la victoria al 'sí', igual que ahora. Los analistas explicaron el resultado argumentando que los votantes del 'no' se mueven por fuertes convicciones morales y católicas y se movilizan más. La última encuesta sobre la consulta del domingo da un 54% para el 'sí' frente a un 33% del 'no', aunque ha perdido siete puntos respecto a octubre.

Pero además del tiempo hay otro factor que también puede influir, aunque en menor medida, en la abstención, los exámenes universitarios. Son muchos los jóvenes que estudian fuera de sus casas y no están censados en sus nuevos domicilios, por lo que ya han manifestado que aunque la mayoría está a favor del 'sí' no irán a votar porque están en plena temporada de exámenes y no pueden perder un fin de semana para desplazarse a sus lugares de origen.

RADICALIZACIÓN DE LA CAMPAÑA

Abstención aparte, la recta final de la campaña se está radicalizando y todos están quemando sus últimos cartuchos. La mayor cobertura se la dan los medios de comunicación, toda vez que los actos celebrados por los diversos movimientos son de carácter muy minoritario, y se limitan a conferencias, reparto de panfletos y algún que otro concierto, sobre todo en las grandes ciudades como Lisboa y Oporto, mientras que en el resto del país son actos muy puntuales y la gran parte de la información llega a través de los medios.

En la calle apenas hay debate sobre la posición que cada uno tiene sobre este asunto, ya que el aborto sigue siendo un tema "tabu" para la gran mayoría de los portugueses.

Los 15 movimientos a favor del 'no', la mayoría católicos, utilizan como principal discurso la defensa de la vida del feto, mientras que los cinco movimientos a favor del 'sí', a los que hay que sumar los actos celebrados por los partidos de izquierda y la participación activa del primer ministro, el socialista José Sócrates, argumentan la injusticia de los juicios contra las mujeres que han abortado y el elevado número de abortos ilegales y sus consecuencias, entre 20.000 y 40.000 anuales.