Publicado 05/05/2021 14:54CET

La Presidencia de Nigeria acusa a "líder religiosos y antiguos líderes políticos" de apostar por un golpe de Estado

Archivo - El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari
Archivo - El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari - Michael Kappeler/dpa - Archivo

Afirma que hay "pruebas incontestables" y dice que están "conchabados" con fuerzas extranjeras

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

La Presidencia de Nigeria ha acusado a "líderes religiosos y antiguos líderes políticos insatisfechos" de abogar por un "cambio no democrático" de gobierno en el país, después de que el Ejército haya rechazado los llamamientos a favor de un golpe de Estado.

El portavoz de la Presidencia nigeriana, Femi Adesina, que no ha apuntado directamente contra nadie, ha recalcado que el Departamento de Servicios del Estado (DSS) "alertó el domingo de movimientos siniestros por parte de elementos equivocados para causar el caos en el Gobierno, la soberanía y la existencia en el país", en un comunicado enviado al diario nigeriano 'The Premium Times'.

"Encabezados por algunos líderes religiosos y antiguos líderes políticos insatisfechos, la intención es hacer caer al país en picado, lo que derivaría en un cambio forzoso y no democrático de gobierno", ha argumentado, antes de apuntar que estas personas están "conchabadas" con "fuerzas externas" para "causar el mayor daño posible a su propio país".

Así, Adesina ha recalcado que hay "pruebas incontestables" que "demuestran que estos elementos alborotadores están reclutando a los líderes de algunos grupos étnicos y políticos del país con la intención de convocar algún tipo de conferencia en la que se aprobaría una moción de censura al presidente, llevando al país a un mayor caos".

"Los maullidos recientes por parte de estos elementos buscan preparar adecuadamente el terreno para sus intenciones innobles", ha criticado el portavoz del la Presidencia, quien ha incidido en que buscan lograr de esta forma "lo que no pudieron obtener a través de las urnas en las elecciones de 2019".

En este sentido, ha hecho hincapié en que "los nigerianos han optado por el mandato democrático y la única forma aceptada de cambiar un Gobierno electo democráticamente es a través de elecciones, que se celebran según el calendario previsto". "Cualquier otra vía es claramente ilegal e incluso una traición. Por supuesto, eso provocaría las consecuencias necesarias", ha advertido.

"La Presidencia, que cuenta con el mandato y la autoridad de los nigerianos hasta 2023 --la fecha de las próximas elecciones--, se compromete a mantener unido el país, incluso si algunas plumas rebeldes han de ser retiradas en el proceso", ha remachado Adesina.

Las declaraciones del portavoz de la Presidencia han llegado después de que el Ejército emitiera una advertencia a políticos y militares contra una posible asonada, después de que un destacado abogado pidiera a las Fuerzas Armadas hacerse con el poder, al tiempo que reiteró su lealtad al actual presidente, Muhammadu Buhari.

"Debe afirmarse categóricamente que las Fuerzas Armadas de Nigeria siguen totalmente comprometidas con la actual Administración y todas las instituciones democráticas asociadas", señaló el portavoz del Ejército, Onyema Nwachukwu, antes de reiterar que el Ejército debe ser "apolítico" y "subordinado a la autoridad civil".

Nigeria fue escenario de su último golpe de Estado en 1993, cuando Sani Abacha encabezó una asonada que derrocó a Ernest Shonekan, presidente interino nombrado meses antes por Ibrahim Babangida tras semanas de protestas contra él.

Abacha estuvo en el poder hasta 1998, cuando murió, mientras que el Ejército mantuvo el control del país hasta 1999, cuando se aprobó una nueva Carta Magna. Desde entonces se han registrado transiciones democráticas en el país africano.

Buhari ha sido objeto de críticas crecientes por el empeoramiento de la situación de seguridad en el país ante el aumento de los ataques por parte de grupos yihadistas --Boko Haram y Estado Islámico en África Occidental (ISWA)-- y bandas armadas, así como por el incremento de los enfrentamientos intercomunitarios.

Para leer más