Publicado 01/07/2016 20:47CET

El presidente de Paraguay condena los "abusos" contra el pueblo venezolano por parte de Maduro

El presidente de Paraguay, Horacio Cartes.
REUTERS

ASUNCIÓN, 1 Jul. (Reuters/EP) -

El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, ha declarado este viernes que "el mundo no puede guardar silencio" ante los "abusos" a los Derechos Humanos por parte del Gobierno de Venezuela.

Cartes ha criticado la gestión del Gobierno venezolano durante la presentación de su informe anual frente a las dos cámaras del Congreso, y se ha sumado así a los numerosos llamamientos que han realizado diversas potencias latinoamericanas y organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), para que se abra un proceso de diálogo entre la oposición y el Ejecutivo de Maduro, con el objetivo de superar la crisis económica y política que asuela el país.

"El mundo es testigo de los abusos sufridos por el pueblo de Venezuela. Cuando los Derechos Humanos y las libertades fundamentales no son respetadas, como ocurre en este momento en Venezuela, no podemos permanecer en silencio", ha declarado Cartes.

Sin hacer mención directa a Maduro o al referéndum revocatorio, ha añadido que ahora es el momento en el que Paraguay debe expresar su "solidaridad con el pueblo venezolano" para que "goce de sus libertades públicas".

A pesar de sus declaraciones, Cartes siempre ha defendido el principio de "no intervención" con respecto al país petrolero. Paraguay, que integra el Mercado Común del Sur con Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela, ha dicho que los valores "éticos, democráticos y morales" de Mercosur no deben ser "expresiones de buenos deseos" sino marcadores de "la hoja de ruta" de la alianza comercial.

El Gobierno paraguayo solicitó en mayo una reunión con el bloque aduanero sudamericano para discutir la situación de Venezuela. El encuentro, sin embargo, aún no ha sido convocado.

La tensión política en Venezuela ha crecido en las últimas semanas debido a la escasez de productos de primera necesidad, la elevada inflación y una grave recesión económica.

La oposición al régimen de Maduro culpa al Gobierno por una gestión ineficiente de la situación económica y se encuentra en pleno proceso de verificación de firmas para llevar a cabo un referéndum revocatorio que retire a Maduro del poder. El presidente venezolano, por su parte, achaca la crisis económica a una "guerra económica" impulsada por sus enemigos y que cuenta con el apoyo de Washington.