El primer ministro checo no ve "ninguna razón" para dimitir por posibles conflictos de intereses

Actualizado 04/12/2019 14:57:34 CET
Andrej Babis, primer ministro checo.
Andrej Babis, primer ministro checo. - Kateina ?ulová/CTK/dpa

El fiscal general ordena la reapertura de las investigaciones por un posible fraude

PRAGA, 4 (Reuters/EP)

El primer ministro de República Checa, Andrej Babis, ha asegurado este miércoles que no ve "ninguna razón" para dimitir de su cargo por la auditoría que está llevando a cabo la Comisión Europea sobre posibles conflictos de intereses relacionados con la empresa Agrofert.

Además, Babis ha descartado la posibilidad de que el Estado tenga que devolver a la Unión Europea los subsidios dados a Agrofert, después de que se conociera que la auditoría de la Comisión Europea puede determinar que República Checa podría tener que devolver cientos de millones de coronas checas en ayudas.

De esta forma, medios de comunicación checos informaron el martes de que una versión final de la auditoría que está realizando la Comisión Europa muestra que el primer ministro checo no estaba "lo suficientemente alejado" del grupo empresarial.

Por su parte, Babis ha insistido en una entrevista al diario 'Pravo' en que "ha cumplido con sus obligaciones" después de poner a Agrofert en dos fondos fiduciarios de cara a cumplir con las leyes y no incurrir en un conflicto de intereses.

La Comisión Europea trasladó el pasado viernes que habían enviado los resultados de la auditoría a las autoridades checas, si bien el contenido era confidencial debido a que la auditoría aún está en curso.

"La auditoría no es un veredicto final", ha afirmado Babis, a lo que ha añadido que rechaza la idea de que República Checa tenga que devolver el dinero debido a su antigua empresa.

Babis, que se encuentra dentro de la lista Forbes como una de las cuatro personas más ricas del país, llegó a lo más alto de la política en 2014, si bien ha recibido críticas por parte de la oposición por estos conflictos de intereses.

En septiembre, la Fiscalía de Praga cerró una investigación sobre si Babis y miembros de su familia habían manipulado la propiedad de una granja y un centro de convenciones para conseguir un subsidio de la UE hace más de una década. Sin embargo, el fiscal general, Pavel Zeman, ha rechazado los argumentos y ha ordenado la reapertura de las pesquisas.

DOS MESES PARA RESPONDER AL INFORME DE BRUSELAS

Este lunes, el portavoz de Presupuestos y Recursos Humanos del Ejecutivo comunitario, Balasz Ujvari, señaló en rueda de prensa que el Gobierno de República Checa dispone de un plazo de dos meses para responder a la Comisión Europea sobre cómo pretende cumplir con las recomendaciones incluidas en el informe sobre el conflicto de intereses del primer ministro por sus negocios.

Bruselas no quiso entrar en la sustancia del documento, pero la revista checa 'Respekt' publicó este domingo citando dos fuentes distintas que la auditoría de las autoridades comunitarias ha concluido que existe efectivamente un conflicto de intereses por el hecho de que Agrofert, empresa del primer ministro Babis, reciba fondos europeos.

Contador