Publicado 10/08/2022 06:23

El primer ministro de Japón lleva a cabo una remodelación a gran escala de su Gobierno

El primer ministro japonés, Fumio Kishida
El primer ministro japonés, Fumio Kishida - Pool/ZUMA Press Wire/dpa

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, realizará este miércoles una reorganización a gran escala de su Gabinete reemplazando a 14 de sus 19 ministros con el objetivo de frenar una disminución en el apoyo público y cortar cualquier vínculo dudoso con un grupo religioso en el centro de atención debido al asesinato del ex primer ministro Shinzo Abe.

Kishida espera que los cambios de personal allanen el camino para establecer "una administración estable a largo plazo" que aborde lo que ha descrito como "los mayores desafíos de la era de la posguerra", según ha informado la agencia de noticias Kiodo.

Los retos a los que tendrá que enfrentarse el nuevo Ejecutivo --el cual tendrá nueve caras nuevas y cinco ministros que cambien de cartera, van desde la COVID-19 y la inflación hasta la invasión rusa de Ucrania y el aumento de las tensiones en todo el mundo, en concreto en el estrecho de Taiwán.

"Quiero comenzar de nuevo, superar las dificultades e impulsar una política decisiva. Japón se encuentra en medio de una de las situaciones más difíciles de la era de la posguerra y no podemos permitirnos un momento de vacío político", ha expresado el mandatario nipón en declaraciones recogidas por la cadena NHK.

Los cambios en el Gobierno japonés suceden tras las elecciones parciales del pasado 10 de julio en las que el Partido Liberal Democrático (PLD) confirmó la mayoría necesaria para impulsar cambios en la Constitución y tras la muerte tiroteado de Abe, abatido por un hombre que reprochaba a la Iglesia de la Unificación --con la que Abe estaba vinculado-- por las deudas que tenía su madre.

Varios miembros de la Iglesia de la Unificación, cuestionada en anteriores ocasiones por su sistema de donaciones, han sido detenidos en Japón por amenazas para obtener financiación tales como el uso de "karma ancestral". La madre del asesino de Abe, un exmilitar, supuestamente debía dinero a esta organización religiosa, según la citada cadena.

Tras el asesinato del ex primer ministro nipón y tras darse a conocer que varios miembros del Gobierno pertenecían a esta institución, el apoyo público a PLD ha caído considerablemente, algo que está causando preocupación por Kishida.

Para aliviar la preocupación pública, Kishida ha asegurado que todos los miembros del nuevo Gabinete y la línea ejecutiva del PLD verificarán y revisarán cualquier enlace a la Iglesia de la Unificación.

Más información